No les llames el Bansky de los ratones

En las aceras de la ciudad sueca de Malmö ha abierto el restaurante para roedores Noix de Vie

Silvia Sanz

1 / 6
malmo3. Restaurante para ratones Noix de Vie

1 / 6

Restaurante para ratones Noix de Vie

malmo1. Restaurante para ratones Noix de Vie

2 / 6

Restaurante para ratones Noix de Vie

malmo2. Restaurante para ratones Noix de Vie

3 / 6

Restaurante para ratones Noix de Vie

malmo5. Restaurante para ratones Noix de Vie

4 / 6

Restaurante para ratones Noix de Vie

malmo4. Restaurante para ratones Noix de Vie

5 / 6

Restaurante para ratones Noix de Vie

malmo7. Restaurante para ratones Noix de Vie

6 / 6

Restaurante para ratones Noix de Vie

Un diminuto restaurante ha surgido en las aceras de Malmö, en Suecia. Se llama Noix de Vie y ha hecho que cientos de vecinos tengan que agacharse a ras de acera para ver su entrada. Y ahí se han tenido que quedar porque se reserva el derecho de admisión: solo se permite la entrada a ratones. Aunque en realidad se trata de una instalación artística y los roedores son figuritas de juguete. Firma la obra con un diminuto grafiti Anonymouse, el ratón anónimo, con cuenta en Instagram.

"La idea de construir escenas a la escala de los ratones surgió el pasado marzo, revisando historietas de Pipi Calzaslargas, Walt Disney y Don Bluth", explica Anonymouse a través de su cuenta de correo. "Vimos que a los niños les encanta imaginar que existen mundos paralelos al nuestro donde los animales viven igual que lo hacemos nosotros pero usando cosas que hemos dejado de usar y se han perdido".

Lo que nunca esperaron es que el restaurante se volviera tan popular: superan ya los 80.000 seguidores en Instagram y hay quienes están aportando elementos a la instalación, también de forma anónima: quesos y nueces del tamaño de los ratones y regalos para ellos, que por algo se acerca la Navidad. Ellos están encantados de que sea una obra de arte contributiva y se les está conociendo ya como Bansky Mouse. Esto les gusta menos, lo consideran hasta "blasfemo", dado el respeto hacia la figura del provocador grafitero británico. "Ni siquiera nos consideramos artistas callejeros", alegan, sin tampoco saber cómo definirse.

De su próximo proyecto adelanta que incluye como elementos: "Una caja de fósforos, un paraguas, una taza de té, un corcho de champán y papel de aluminio". Y es posible que todo suceda en Nueva York. No es un mal final para esta bonita historia, muy en consonancia con estas fechas navideñas.

Loading...