Las joyas con conciencia de Chus Burés

El Museo Nacional de Artes Decorativas de Madrid presenta una retrospectiva de su obra

Bruno Muguruza

Foto de Alberto García Alix con joyas de la colección Grids

Foto de Alberto García Alix con joyas de la colección Grids

Horquilla matador

Horquilla matador

Collar de oro desarrollado junto a Miquel Barcelo

Collar de oro desarrollado junto a Miquel Barcelo

Brazalete MaeRever

Brazalete MaeRever

Colección Infinity Lines

Colección Infinity Lines

Araña de planta junto a Louis Bourgeois

Araña de planta junto a Louis Bourgeois

Colgante de oro Hatala

Colgante de oro Hatala

Anillo doble de oro Sierra

Anillo doble de oro Sierra

Brazalete de bronce Devera

Brazalete de bronce Devera

Galería

El diseñador catalán Chus Burés es parte indisociable de la Movida Madrileña. No obstante, su trayectoria no ha dejado de evolucionar desde entonces. Es hoy uno de los diseñadores españoles con mayor reconocimiento internacional, cuya obra se ha expuesto en ferias y salones de todo el mundo. Fruto de su proyección cosmopolita, mantiene sedes propias en París y Nueva York, además de Madrid. Precisamente, la nueva muestra La conciencia de la materia recorre ese intenso viaje formal y vital, sintetizando una de las características más reconocibles del arte de Burés: la utilización de elementos transgresores y poco ortodoxos en joyería como agua, perfume, azúcar o chocolate, que se entrelazan con oro y plata, seda o fibras naturales.

Abierta hasta el 16 de octubre en el Museo Nacional de Artes Decorativas de Madrid, se desarrolla en dos pisos con dos escenografías distintas. La planta baja, comisariada por Frédéric Bodet, de la Ciudad de la Cerámica y Porcelana de Sèvres y Limoges, muestra las colecciones propias del diseñador. Sus inicios se remontan a los años 80, una época en que combina materiales reciclados y formas audaces. De esa primera etapa su pieza más reconocible sigue siendo la famosa aguja concebida para la película Matador de Pedro Almodóvar. A los años 90 corresponden algunas de las joyas más demandadas del diseñador, como Infinity Lines.

Al final de esta planta se presentan las creaciones más recientes, desarrolladas entre 2014 y 2016, las cuales dejan constancia de que el diseñador no ha perdido el pálpito creativo. Su marco no deja indiferente: se exhiben dentro de unas esferas irregulares de cristal, sopladas a mano en la Real Fábrica de Cristales de La Granja, y suspendidas a la altura de la vista.

El primer piso, a cargo de Marc Benda, director de la galería Friedman de Nueva York, reúne las piezas que Burés ha creado en colaboración con artistas españoles e internacionales de renombre como Miquel Barceló, Louise Bourgeois, Jesús Soto, Carlos Cruz-Diez, Carmen Herrera o Santiago Sierra, entre otros. Su contemplación permite apreciar la calidad de unas piezas que han nacido del diálogo entre el arte y el diseño, otra de las constantes más reconocidas en la trayectoria de Chus Burés.

Tras su paso por el Museo Nacional de Artes Decorativas, la muestra se exhibirá en Barcelona y Mallorca.