Hotel Mercer Sevilla, una exquisita rehabilitación

El estudio Cruz y Ortiz firma la transformación de un céntrico palacio en un suntuoso hotel

Txema Ybarra

1 / 13
Hotel Mercer Sevilla

1 / 13

Hotel Mercer Sevilla

Hotel Mercer Sevilla

2 / 13

Hotel Mercer Sevilla

Hotel Mercer Sevilla

3 / 13

Hotel Mercer Sevilla

Hotel Mercer Sevilla

4 / 13

Hotel Mercer Sevilla

Hotel Mercer Sevilla

5 / 13

Hotel Mercer Sevilla

Hotel Mercer Sevilla

6 / 13

Hotel Mercer Sevilla

Hotel Mercer Sevilla

7 / 13

Hotel Mercer Sevilla

Hotel Mercer Sevilla

8 / 13

Hotel Mercer Sevilla

Hotel Mercer Sevilla

9 / 13

Hotel Mercer Sevilla

Hotel Mercer Sevilla

10 / 13

Hotel Mercer Sevilla

Hotel Mercer Sevilla

11 / 13

Hotel Mercer Sevilla

Hotel Mercer Sevilla

12 / 13

Hotel Mercer Sevilla

Hotel Mercer Sevilla

13 / 13

Hotel Mercer Sevilla

Un palacete burgués de 1880, la Casa Palacio Castelar, es la ubicación del nuevo hotel Mercer Sevilla, cuarta incorporación al grupo Mercer, con tres establecimientos en Barcelona y nuevas aperturas en el horizonte. Demostrando su apuesta por una línea de exquisito gusto en la rehabilitación de edificios históricos, las obras de esta reforma quedó en manos del estudio sevillano Cruz y Ortiz, cuyo prestigio viene avalado por la ampliación del Rijksmuseum de Amsterdam o el estadio de La Peineta, entre otra obras. Ahora el Museo ICO de Madrid le dedica una merecida retrospectiva (hasta el 22 de enero).

Del viejo palacio sevillano se ha conservado la estructura original en torno a un patio central típicamente andaluz, la fachada clásica y la escalinata interior de mármol. "La elección de la Casa Palacio Castelar fue debida a su privilegiada ubicación en la ciudad y a las posibilidades que daba para crear un precioso y pequeño hotel de alta gama", explica Pedro Molina, propietario de Mercer Hoteles. "Elegimos a Cruz y Ortiz Arquitectos porque es una firma que cree en la revalorización del patrimonio histórico y la integración de lo antiguo con lo nuevo y lo moderno".

El hotel se estructura en torno a un patio con suelos de mármol, cubierto por una cúpula (montera) que baña el espacio de luz natural. En torno a él se sitúan los arcos y los altos techos de la planta noble del palacio. En la elección del mobiliario se conjugan marcas como Poltrona Frau, Flexform y Cassina, entre otras firmas. La paleta de colores contempla el oro, el verde musgo y el mandarina. Alfombras de Arik Levy combinan con la pintura contemporánea de Agustí Puig.

El lujoso bar es otro de sus puntos neurálgicos, una espacio dirigido por el experimentado barman Diego Cabrera. El bar tiene una segunda vida en la azotea junto a una piscina con fondo de acero inoxidable que mira a los tejados del Arenal, uno de los barrios con más solera de Sevilla. Situado junto al río Guadalquivir, integra la vecina plaza de toros de la Maestranza, la Catedral, la Torre del Oro y la Plaza Nueva.

Mercer Sevilla dispone de solo 12 habitaciones de gran sofisticación distribuidas en dos plantas. Las situadas en la antigua zona noble de la Casa Palacio Castelar disfrutan techos de 4,5 metros de altura y todas disponen de suelos de madera de roble. Siguiendo la tónica del resto del hotel, la escenografía histórica se mezcla con mueble contemporáneo de gran calidad.

Loading...