Feliz matrimonio entre Dinamarca y Japón en un hotel

Decorado por completo con muebles de Finn Juhl, se encuentra en una de las estaciones de esquí más populares de todo Asia

Bruno Muguruza

1 / 11
Hotel Hakuba. Hotel The House of Finn Juhl

1 / 11

Hotel The House of Finn Juhl

Hotel Hakuba. Hotel The House of Finn Juhl

2 / 11

Hotel The House of Finn Juhl

Hotel Hakuba. Hotel The House of Finn Juhl

3 / 11

Hotel The House of Finn Juhl

Hotel The House of Finn Juhl

4 / 11

Hotel The House of Finn Juhl

Hotel The House of Finn Juhl

5 / 11

Hotel The House of Finn Juhl

Hotel Hakuba. Hotel The House of Finn Juhl

6 / 11

Hotel The House of Finn Juhl

Hotel The House of Finn Juhl

7 / 11

Hotel The House of Finn Juhl

Hotel Hakuba. Hotel The House of Finn Juhl

8 / 11

Hotel The House of Finn Juhl

Hotel The House of Finn Juhl

9 / 11

Hotel The House of Finn Juhl

Hotel Hakuba. Hotel The House of Finn Juhl

10 / 11

Hotel The House of Finn Juhl

Hotel Hakuba. Hotel The House of Finn Juhl

11 / 11

Hotel The House of Finn Juhl

El pueblo de Hakuba, en la provincia de Nagano (Japón), se encuentra en un valle rodeado por las montañas de los Alpes japoneses, el mejor destino del continente asiático para los amantes del esquí. En este apartado lugar, los fundadores de la firma Onecollection, Ivan Hansen y Hans Henrik Sørensen, compraron un chalet de esquí, no muy lejos de las pistas que albergaron los Juegos Olímpicos de 1998, el cual han transformado en un nuevo hotel equipado al completo con mobiliario del diseñador danés Finn Juhl.

Tienen el derecho a reproducir sus diseños en exclusiva desde el año 2000, concedido por su viuda, Hanne Wilhelm Hansen. Las tiendas donde lo ponen a la venta reciben el nombre de The house of Finn Juhl, el mismo que se le ha dado a este hotel, donde la inmersión en la estética organicista del autor sorprende por lo bien que funciona en un entorno tan alejado de su país de origen.

Este extraño viaje tiene en parte su razón de ser en que Onecollection produce buena parte de su catálogo en un taller de Japón. "Todo empezó con una conversación amistosa con nuestro socio japonés Okasaki-san", relata Sørensen. "Le encanta esquiar en Hakuba y se nos ocurrió comprar ahí una casa para nuestros amigos y familiares. Al acercarnos a explorar el lugar descubrimos un hotel a pocos metros de la pista de salto olímpico y decidimos quedárnoslo para convertirlo en una verdadera House of Finn Juhl".

La sensación es de acogedor confort gracias a los detalles de construcción en madera, desde las vigas y suelos hasta los marcos de puertas y ventanas, de color negro. El hotel es muy pequeño e invita, en palabras de Sørensen, "a disfrutar de la buena compañía, como si estuvieras invitado a la casa de unos buenos amigos". Consta de seis habitaciones dobles, cada una con el nombre de un mueble de Juhl: The Chieftain, The Poet, The Japan, The Pelican, The 46-room y The France room. La conexión japoescandinava nunca fue más evidente.

Loading...