Refugio de piratas y del frenesí diario

El nuevo hotel Masseria Moroseta se ha construido en el tacón de Italia a semejanza de las tradicionales casas fortificadas de la zona

Fotos: Salva López

1 / 17
 DSC6814. Desde el patio, a partir del cual se distribuye la casa, se puede contemplar el mar tras una impresionante extensión de olivos

1 / 17

Desde el patio, a partir del cual se distribuye la casa, se puede contemplar el mar tras una impresionante extensión de olivos

 DSC8105. La austeridad de la sala de estar, con muy pocos elementos, es una muestra de cómo se ha querido hacer un homenaje a la tradición de las 'masserias' de antaño

2 / 17

La austeridad de la sala de estar, con muy pocos elementos, es una muestra de cómo se ha querido hacer un homenaje a la tradición de las 'masserias' de antaño

 DSC6796. La casa y las estancias se han construído con una bellísima simetría, tanto en la estructura como en los muebles y elementos decorativos

3 / 17

La casa y las estancias se han construído con una bellísima simetría, tanto en la estructura como en los muebles y elementos decorativos

 DSC6229. Situada sobre una pequeña colina, la casa mantiene así la esencia y la estructura de fortificación que tenían las 'masserias' entre los siglos XVI y XIX

4 / 17

Situada sobre una pequeña colina, la casa mantiene así la esencia y la estructura de fortificación que tenían las 'masserias' entre los siglos XVI y XIX

 DSC5696. Vista desde la azotea, a la que se accede desde la escalera de obra del patio. En el horizonte, la extensión inmensa de olivos parece interminable

5 / 17

Vista desde la azotea, a la que se accede desde la escalera de obra del patio. En el horizonte, la extensión inmensa de olivos parece interminable

 DSC5744. Los techos abovedados, así como el encalado y el uso de la piedra, permiten que la casa tenga un frescor natural en los meses de verano

6 / 17

Los techos abovedados, así como el encalado y el uso de la piedra, permiten que la casa tenga un frescor natural en los meses de verano

 DSC6758. Las zonas comunes de este hotel están pensadas para disfrutar del silencio, la calma y de las vistas de la Puglia italiana, poco explotada por el turismo

7 / 17

Las zonas comunes de este hotel están pensadas para disfrutar del silencio, la calma y de las vistas de la Puglia italiana, poco explotada por el turismo

 DSC6390. La escalera que sube a la azotea, donde se disfruta aún mejor de las vistas, es sencillez y belleza en estado puro

8 / 17

La escalera que sube a la azotea, donde se disfruta aún mejor de las vistas, es sencillez y belleza en estado puro

 DSC5751. La piedra actúa en la 'masseria' como un auténtico aislante, logrando que las zonas de paso comunes mantengan en verano su frescor

9 / 17

La piedra actúa en la 'masseria' como un auténtico aislante, logrando que las zonas de paso comunes mantengan en verano su frescor

 DSC6067. Cinco hectáreas de olivos centenarios rodean el hotel, donde también hay una almazara para la elaboración de aceite orgánico

10 / 17

Cinco hectáreas de olivos centenarios rodean el hotel, donde también hay una almazara para la elaboración de aceite orgánico

 DSC6545. Así es la playa más cercana a Ostuni, el municipio de la Puglia donde se encuentra Masseria Moroseta

11 / 17

Así es la playa más cercana a Ostuni, el municipio de la Puglia donde se encuentra Masseria Moroseta

 DSC6369. El patio funciona como el distribuidor principal de la casa. Sobre él pivotan las estancias comunes y las seis habitaciones del hotel

12 / 17

El patio funciona como el distribuidor principal de la casa. Sobre él pivotan las estancias comunes y las seis habitaciones del hotel

 DSC6807.  Las 'masserias' eran casas de campo fortificadas para defenderse de los ataques de los piratas ingleses y berberiscos, y esta idea se ha mantenido en esta nueva construcción, que también se ha 'fortificado'

13 / 17

Las 'masserias' eran casas de campo fortificadas para defenderse de los ataques de los piratas ingleses y berberiscos, y esta idea se ha mantenido en esta nueva construcción, que también se ha 'fortificado'

 DSC7884. La escalera, como el resto de la casa, se levantó siguiendo religiosamente los métodos tradicionales de construcción

14 / 17

La escalera, como el resto de la casa, se levantó siguiendo religiosamente los métodos tradicionales de construcción

 DSC6329. Para construir la pared del cabezal de la cama se utilizaron baldosas idénticas a las que se usaban para decorar las antiguas 'masserias'

15 / 17

Para construir la pared del cabezal de la cama se utilizaron baldosas idénticas a las que se usaban para decorar las antiguas 'masserias'

 DSC6292. Las seis habitaciones de Masseria Moroseta tienen o terraza con vistas o un jardín privado

16 / 17

Las seis habitaciones de Masseria Moroseta tienen o terraza con vistas o un jardín privado

 DSC8162. Todos los elementos, como la grifería, son detalles de la decoración local de la Puglia y se fabrican en la región

17 / 17

Todos los elementos, como la grifería, son detalles de la decoración local de la Puglia y se fabrican en la región

Como un elogio a la lentitud, al placer de sentir el tiempo a cámara lenta, el diseñador de interiores británico Andrew Trotter invirtió tres largos años en inventar y construir su primera pieza arquitectónica en Ostuni, cerca de Brindisi, en la región italiana de la Puglia. Se trata de una masseria, la casa de campo fortificada típica de la zona, cuya construcción está repleta de detalles de arquitectura autóctona. Una minuciosa mirada al pasado que requería paciencia, saber hacer y, por encima de todo, ese tiempo que tan rápido pasa.

El lenguaje rural puede ser más contemporáneo que ningún otro. Si lo que busca la modernidad es la sencillez para contar lo máximo con lo mínimo y evitar las estridencias, a veces basta con salir al campo para encontrarla. Situada sobre una cima de caída suave, rodeada de cinco hectáreas de olivos y con vistas al mar, Masseria Moroseta, es un hotel rural construido bajo esta visión y que, a su vez, funciona como almazara de aceite orgánico. Y desde su arranque, es parte de la red de vacaciones Welcome Beyond.

Su planta pivota entorno a un patio central en torno al cual se distribuyen salón, una terraza ante el Adriático, una elegante escalera a la azotea, y las seis habitaciones. Tres de ellas disfrutan de un jardín privado, y la otra mitad quedan coronadas por terrazas con vistas privilegiadas a los campos de olivos. Completan la obra zonas comunes como la cocina, una gran piscina, el gimnasio y un spa.

La piedra, la cal o los techos abovedados para resistir de forma natural al calor se han aplicado exactamente como entre los siglos XVI y XIX se construían las masserias, que se fortificaban para defenderse de los ataques de los piratas ingleses y berberiscos, grandes aliados en el Mediterráneo. Ahora, esta neonata joya defiende entre sus paredes todo lo bueno que una muy poco explotada Puglia, en el tacón de la bota italiana, luce con orgullo: luz, mar, cielo, brisa, tierra y amplias extensiones de cultivos.

Loading...