Dior abre una nueva 'boutique' en Barcelona plagada de buen diseño

El responsable de su decoración es el arquitecto Peter Marino, quien ha contado, entre otros, con piezas de los hermanos Garrido

Bruno Muguruza

1 / 5
1610-CD-Barcelone-66. Nueva 'boutique' de Dior en Barcelona

1 / 5

Nueva 'boutique' de Dior en Barcelona

1610-CD-Barcelone-12. Nueva 'boutique' de Dior en Barcelona

2 / 5

Nueva 'boutique' de Dior en Barcelona

1610-CD-Barcelone-77-3. Nueva 'boutique' de Dior en Barcelona

3 / 5

Nueva 'boutique' de Dior en Barcelona

1610-CD-Barcelone-51. Nueva 'boutique' de Dior en Barcelona

4 / 5

Nueva 'boutique' de Dior en Barcelona

1610-CD-Barcelone-22. Nueva 'boutique' de Dior en Barcelona

5 / 5

Nueva 'boutique' de Dior en Barcelona

Desde este mes de noviembre la maison Dior cuenta con una nueva boutique femenina en Barcelona, especializada en prendas prêt-à-porter y accesorios. Como es habitual en esta firma, ha abierto en la principal arteria comercial de la ciudad, en concreto en el número 74 del Passeig de Gràcia, con tesoros arquitectónicos y de diseño a poca distancia de la puerta como la Casa Batlló de Antoni Gaudi y el mobiliario urbano de Pere Falqués i Urpí.

La boutique es un diseño del arquitecto Peter Marino, colaborador desde hace años de la marca. La planta baja, compuesta de dos espacios principales, está dedicada a la marroquinería. La primera planta cuenta, además de las colecciones de zapatos, con una zona reservada al prêt-à-porter, donde destaca una chimenea metalizada de Juan y Paloma Garrido. La pareja de hermanos, con taller a las afueras de Madrid y especializado en crear piezas de un estilo asociado a las artes decorativas de vanguardia, acostumbra a colaborar con Marino en la decoración de las tiendas de Dior. No se prodigan mucho por España dado que su mercado se encuentra fuera, en ferias como Design Miami/Basel o PAD Londres y París.

Las paredes revestidas con el gris tradicional de la maison resaltan gracias a las grandes flores de los murales animados de Oyoram, otro antiguo compañero Dior. Su gran fresco vertical estructura el espacio con una auténtica experiencia digital mediante una creación gráfica que difumina los límites entre la pantalla y la realidad. Además, la boutique catalana presume de un salón VIP, amueblado con las mesas Lathe, de Sebastian Brajkovic, diseñador holandés con base en París especializado en transformar las clásica silueta de un objeto en una síntesis de varios estilos y épocas dentro de la historia del diseño, trayendo consigo movimientos y giros imprevistos a la pieza.

Loading...