La arquitectura es un juego de niños

Grandes construcciones a pequeña escala para contagiar a tus hijos la pasión por el diseño

Nanda Piera

 El interiorista alemán Wolfgang Sirch y el escultor Christoph Bitzer diseñaron Villa Sibis. Sirch fabrica y vende esta "casa de muñecas" con frentes de fachada móviles, en madera contrachapada de abedul encerada. El mini mobiliario incluye dos encantadoras camas, una mesa con cuatro taburetes, cocina, baño y un separador de habitaciones móvil

El interiorista alemán Wolfgang Sirch y el escultor Christoph Bitzer diseñaron Villa Sibis. Sirch fabrica y vende esta "casa de muñecas" con frentes de fachada móviles, en madera contrachapada de abedul encerada. El mini mobiliario incluye dos encantadoras camas, una mesa con cuatro taburetes, cocina, baño y un separador de habitaciones móvil

Miniio produce pequeños paraísos modernos, como esta construcción a la que no le falta detalle: una casita de dos plantas con salón-comedor muy cuco, y dormitorio con un práctico perchero

Miniio produce pequeños paraísos modernos, como esta construcción a la que no le falta detalle: una casita de dos plantas con salón-comedor muy cuco, y dormitorio con un práctico perchero

A la manera de John Pawson es esta pequeña casa, Maison Rive Gauche, que fabrica Sirch. Accesible desde los cuatro lados, tiene una barra de cocina con cuatro taburetes, un sofá y dos camas. La ducha es de aluminio y tiene cuatro ángulos de pexiglás que se pueden utilizar libremente para crear diferetes disposiciones de espacio

A la manera de John Pawson es esta pequeña casa, Maison Rive Gauche, que fabrica Sirch. Accesible desde los cuatro lados, tiene una barra de cocina con cuatro taburetes, un sofá y dos camas. La ducha es de aluminio y tiene cuatro ángulos de pexiglás que se pueden utilizar libremente para crear diferetes disposiciones de espacio

Impecable la reproducción de estas casas del danés Jacobsen, de Minimii. Incluye algunas de sus piezas más míticas, como la silla Egg, de 1958. La elegancia esencial, el innegable atractivo de la obra de Jacobsen

Impecable la reproducción de estas casas del danés Jacobsen, de Minimii. Incluye algunas de sus piezas más míticas, como la silla Egg, de 1958. La elegancia esencial, el innegable atractivo de la obra de Jacobsen

Galería

Frank Lloyd Wright jugó durante toda su infancia con los bloques Froebl que le regaló su madre. Este hecho fue decisivo en su vida, y determinó su labor profesional, dijo el arquitecto. Y no sólo la suya. Josef Albers, Charles Eames, Buckminster Fuller, Johannes Itten y Paul Klee también jugaron con los míticos bloques de construcción. Su inventor, el pedagogo Friederich Froebl, fue el fundador del primer jardín de infancia en el siglo XIX y creó este juego para estimular la creatividad infantil.

Esta es una selección de casas de muñecas poco convencionales, una alternativa a a las construcciones de plástico multicolor para favorecer la imaginación y la sensibilidad de los pequeños. Piezas que también harán las delicias de los amantes de la arquitectura –fascinantes reproducciones de casas de Arne Jacobsen o de Philip Johnson– deseosos de extender su pasión por las formas y las proporciones a su descendencia. Sigamos el ejemplo de la sabia señora Wright.

Si estás pensando en comprar una casa de muñecas, vale la pena que eches un vistazo a la web de Sirch. En su apartado de juguetes encontrarás casas con las que los más pequeños podrán dar rienda suelta a su imaginación y a la vez empezar a valorar los beneficios de un buen diseño. Además, están hechas de madera. De madera son también las propuestas de Miniio, una empresa creada por mamis que "se toman el juego muy en serio". Su colección de casas de muñecas es fascinante y viene con toda clase de complementos: tullidas alfombras, elegantes centros de mesa... Mención aparte son las iniciativas que reproducen, a pequeña escala, viviendas de autor. Es el caso de Minimii, especializada en la obra de Jacobsen. Los seguidores del danés podrán adquirir vía online desde una reproducción de la casa del arquitecto en Charlottenlund hasta pequeñas versiones de la silla Egg, la silla Swan... ¿Te imaginas las combinaciones?