Aprende a decorar tu casa online

La compra electrónica de productos de diseño todavía es muy incipiente, pero tiene un gran futuro por delante

José F. López-Aguilar

Las pasarelas de pago virtuales garantizan compras tan seguras como en cualquier tienda física. Sistema de estanterías String, comercializada a través de la web Domesticoshop

Las pasarelas de pago virtuales garantizan compras tan seguras como en cualquier tienda física. Sistema de estanterías String, comercializada a través de la web Domesticoshop

El auge de la venta online ha llevado a que en los últimos años comprar un billete de avión en mano sea visto casi como una extravagancia. Si hablamos de volumen de negocio, casi la mitad de las compras realizadas por internet han sido prendas de ropa o complementos. Pero ¿y si en lugar de una camisa o un viaje es un sofá lo que necesitamos? Según los estudios realizados por Cetelem, el mobiliario es de los productos que menor aceptación virtual tiene. Más de un 80% de compradores declaran que nunca han realizado una compra electrónica de un mueble u objeto de decoración.¿A qué se debe esta situación? ¿Es internet un lugar adecuado para la compra de mobiliario?

Existe una idea generalizada de que productos como un colchón o un sofá es imprescindible probarlos en vivo para tomar la decisión de compra, y que por eso nunca podrán dar el salto a la compra a distancia. En cambio, la realidad dice lo contrario y así lo confirman las grandes distribuidoras virtuales. Y es que durante los escasos diez segundos que se prueba un sofá en la tienda no es posible apreciar, ni para bien ni para mal, demasiados matices. Sin embargo vía online se dispone de exhaustivas descripciones de los productos, con imágenes de detalle y de ambiente, que sí favorecen la toma de decisiones, como argumenta Virginia Cánovas, directora de comunicación de Privalia.

Las grandes ecommerce basan su ventaja  competitiva no solo en el precio, sino en contar con un catálogo más extenso que cualquier otra tienda convencional

Las grandes ecommerce basan su ventaja competitiva no solo en el precio, sino en contar con un catálogo más extenso que cualquier otra tienda convencional

El concepto ecommerce se ha popularizado en productos de consumo (moda o electrónica) gracias a la posibilidad de disfrutar de grandes descuentos en la conocida como venta flash, que consiste en promociones que duran pocos días. Otro aspecto clave es la posibilidad de consultar grandes catálogos sin necesidad de recorrer tiendas ni kilómetros, simplemente a golpe de clic. El salto al gran producto de hogar y al mueble hereda los factores de éxito de sus predecesoras, pero con diferencias de plazos, para adecuarlo a las particularidades del sector. Si en textil se lanzan campañas que duran pocos días, en el mueble al menos deben durar una semana ya que la naturaleza de la compra de mobiliario es más reflexiva tanto por inversión como por tamaño y engorro en la devolución.

Alfombra Magma, diseño de Martín Azúa que comercializa a través de su tienda virtual Numbered

Alfombra Magma, diseño de Martín Azúa que comercializa a través de su tienda virtual Numbered

Pero no todo es flash en internet. Las tiendas online especializadas en grandes firmas de diseño, como Domesticoshop o Interiortime, deben mantener los precios marcados por el fabricante y por tanto su baza en internet no es una mejora del precio respecto a la tienda convencional. Al tratarse de productos exclusivos, con pocos distribuidores físicos, internet juega como gran altavoz de su catálogo, pudiendo llegar hasta el último rincón con el mínimo esfuerzo para el comprador.

Durante la crisis, el sector del mueble se ha visto contraído de manera muy notable. En cambio, el crecimiento de las ventas online supera el 20% anual, lo cual es una buena noticia para el sector, teniendo en cuenta que partimos de cuotas de mercado que hace pocos años tendían a cero. En la actualidad se ha llegado a un 3%, lo que supone unas ventas de unos 300 millones de euros al año, y aunque existen voces expertas que pronostican un techo del 10%, los responsables comerciales de las principales ecommerce discrepan y apuestan por un crecimiento ilimitado en el que no se llegará a realizar una sustitución integral del modelo físico por el virtual, sino que convivirán e incluso se hibridarán las dos opciones diluyéndose las fronteras del online y el offline.

De hecho, combinar la inmediatez e inmensidad de internet con el trato individualizado del comercio tradicional es una tendencia de consumo muy extendida que se conoce con el acrónimo inglés ROPO (Research Online–Purchase Offline). Es decir, realizar la búsqueda y consulta de catálogos por internet desde la comodidad de casa y proceder a la compra en la tienda física. Al igual que se hace en el sentido contrario.

Lagranja es otro estudio de diseño que autoedita sus diseños. En la imagen, objetos de la colección Basic

Lagranja es otro estudio de diseño que autoedita sus diseños. En la imagen, objetos de la colección Basic

Al igual que ocurrió en la moda, donde hace solo cinco años las empresas discutían la idoneidad de su presencia en internet y a día de hoy nadie contempla otra opción, en las tiendas de mobiliario y diseño interior ocurrirá igual. Que un 10 o 12% de las ventas por internet corresponda hoy al diseño doméstico no indica una mayor cantidad de barreras implícitas sino un estado de maduración más lento. “La normalización del sector virtual llegará –según Marta Jodar, directora de marketing de Privalia– de la mano de los grandes players ya que cuentan con la confianza del consumidor y dan mayor visibilidad a la oferta. Si en moda fue Zara, en hogar la explosión será Ikea”.

En cualquier caso, todos los indicadores coinciden en un futuro muy cercano de éxito. La nueva oleada, junto a las grandes marcas, vendrá de la mano de los milennials, la generación digital que terminará de romper los tabúes.

Loading...