Alicia en el Gelatoscopio

La heladería con este nombre de México DF ofrece una nueva perspectiva de los postres fríos

Sandra Camprubí

Gelatoscopio, una heladería donde creación y gastronomía van de la mano

Gelatoscopio, una heladería donde creación y gastronomía van de la mano

El protagonismo de la sala se lo lleva un tabique curvo que separa la cocina y la zona para los clientes

El protagonismo de la sala se lo lleva un tabique curvo que separa la cocina y la zona para los clientes

El interior del local está distribuido en una sola planta y abierto a la calle

El interior del local está distribuido en una sola planta y abierto a la calle

En su superficie hay circunferencias, espejos, formas geométricas y lentes de distintos tamaños que te transportan a mundo irreal

En su superficie hay circunferencias, espejos, formas geométricas y lentes de distintos tamaños que te transportan a mundo irreal

Es de un color turquesa intenso y está cubierto por un revestimiento metálico con relieve.

Es de un color turquesa intenso y está cubierto por un revestimiento metálico con relieve.

Gelatoscopio presume de una terraza en plena calle para que los clientes puedan saborear su oferta de helados al aire libre

Gelatoscopio presume de una terraza en plena calle para que los clientes puedan saborear su oferta de helados al aire libre

Un escenario hecho para que el cliente conecte con sus emociones y recuerdos más intensos a la vez que se deja llevar por las tentaciones del paladar

Un escenario hecho para que el cliente conecte con sus emociones y recuerdos más intensos a la vez que se deja llevar por las tentaciones del paladar

Galería

Ubicada en el centro de la bulliciosa ciudad de México DF, en el número 20 de la calle Oscar Wilde, Gelatoscopio es una heladería que invita a adentrarse en un mundo lleno de sabores, aromas y texturas de fantasía. Los creadores del concepto y del local, Ignacio Cadena y Héctor Esrawe, conocidos principalmente por el diseño de las cafeterías Cielito Querido Café, vuelven a dejar huella en su México natal, esta vez con un espacio de aires futuristas.

Con el diseño de Gelatoscopio, Cadena y Esrawe proponen una heladería diferente al clásico local impregnado de referentes italianos. Sus formas, la elección de los materiales y la iluminación introducen al visitante en un viaje a través de los sentidos. Para ello, el local cuenta con dos espacios, el interior y el exterior. El primero, distribuido en una sola planta, está abierto a la calle. El protagonismo de la sala se lo lleva un tabique curvo que actúa como elemento separador entre la cocina y la zona para los clientes. Es de color turquesa intenso y está cubierto por un revestimiento metálico con relieve, cuya superficie está decorada con circunferencias, espejos, formas geométricas y lentes de distintos tamaños que te transportan a mundo irreal. Un escenario hecho para que el cliente conecte con sus emociones y recuerdos más intensos a la vez que se deja llevar por el paladar.

Además, Gelatoscopio dispone de una terraza en plena calle para que los clientes puedan saborear su oferta de helados al aire libre y disfrutar del agradable clima de México DF. Las sillas y las mesitas del exterior se presentan como una extensión de la tienda; fabricadas en hierro forjado y de color verde y turquesa, mantienen el estilo industrial del resto de la heladería, a la vez que juegan con su paleta cromática.

Loading...