La piel se hace silla

El proyecto Toru nace en Igualada para recuperar la tradición de la curtiduría artesana y aplicarla al mobiliario moderno

Txema Ybarra

1 / 5
toru ribaudi clop 15. El sillón Clop tiene un respaldo de cuero de curtición vegetal de 6 mm unido a una estructura de madera maciza de roble europeo

1 / 5

El sillón Clop tiene un respaldo de cuero de curtición vegetal de 6 mm unido a una estructura de madera maciza de roble europeo

toru ribaudi clop 17. Sesión de fotos en una antigua adobería de Igualada (Barcelona)

2 / 5

Sesión de fotos en una antigua adobería de Igualada (Barcelona)

toru Ribaudi babu 1. La silla Babu se construye a partir de una lámina de cuero que se pliega sobre sí misma para formar el respaldo

3 / 5

La silla Babu se construye a partir de una lámina de cuero que se pliega sobre sí misma para formar el respaldo

toru Ribaudi babu 3. Unos pequeños pies de latón fijan la forma y mantienen la silla en posición vertical

4 / 5

Unos pequeños pies de latón fijan la forma y mantienen la silla en posición vertical

toru ribaudi pony 3. Taburete Pony, inspirado en una silla de montar

5 / 5

Taburete Pony, inspirado en una silla de montar

En España somos especialistas en producir para otros, que son los que ponen la marca y el diseño. Ocurre en la industria del automóvil, en la moda y en el mobiliario. Si hay un material que se domina con particular maestría es la piel y, para conseguir los mejores acabados, las principales empresas de lujo internacional acuden a los talleres de localidades como Ubrique, que vive casi en exclusiva de este negocio.

Igualada, a las afueras de Barcelona, es otro de los centros de larga tradición peletera, aunque ya en horas bajas. De ahí es el diseñador Jordi Ribaudí, quien en 2005 trasladó su estudio a una antigua fábrica de curtidos, que él mismo rehabilitó. En esta adobería –o tenería, como también se conocen las curtidurías–, comienzan a surgir proyectos reivindicativos de este pasado peletero. En 2009 Ribaudí se alía con un grupo de creadores para iniciar el proyecto Recstores con el objetivo de hacer visible el patrimonio arquitectónico mediante la instalación de tiendas popup en adoberías abandonadas.

El contacto con los curtidores de la zona le lleva a profundizar en su oficio. Así van naciendo una colección de piezas que se acaba por convertir, en 2015, en el proyecto Toru, "una mezcla de ideas y sensaciones convertidas en objetos". "Me gusta crear objetos que cuenten historias, e investigar y explorar nuevas funciones y materiales", cuenta Ribaudí. Ahora es cuando se empieza a dar el empujón comercial, lo que ha supuesto exponer este trabajo en las últimas ediciones de la Dubai Design Week y de la reciente Feria del Mueble de Estocolmo.

Todos sus diseños se producen con cuero de curtición vegetal a partir de la piel de vacuno tratada con extractos de castaño, mimosa y quebracho. Con ello se garantiza una materia prima de fabricación natural y de primera calidad. "Así quedan visibles la textura e imperfecciones de la piel y hace que cada pieza sea única", explica Ribaudí. La perfección de la imperfección propia de la artesanía. El color del cuero proviene del propio material y de los extractos vegetales. Mediante la adición de anilinas naturales se consiguen el resto de colores.

Con un pliegue inesperado en lo alto del respaldo, el sillón Clop surge del recorrido desde un rudimentario zueco –mitad madera, mitad cuero– hasta la idea de una silla. Combina un respaldo de cuero de curtición vegetal de 6 mm con una estructura de madera maciza de roble europeo. Ambos elementos se fijan entre sí con herrajes de latón. Inspirado en una silla de montar a caballo, el taburete Pony es una pieza minimalista que combina una estructura de acero con un asiento en cuero. Babu es una silla que se posa sobre el suelo. La inspira la vida nómada del desierto y se construye a partir de una lámina de cuero que se pliega sobre sí misma para formar el respaldo. Unos pequeños pies de latón fijan la forma y mantienen la silla en posición vertical.

Loading...