Brasil exporta talento artesano

Los diseñadores Brunno Jahara y Ana Voss confeccionan audaces lámparas y sombreros hechos de paja

Silvia Sanz

1 / 5
Jahara3. Las lámparas de la colección Paleae Brasilis incorporan tecnología LED

1 / 5

Las lámparas de la colección Paleae Brasilis incorporan tecnología LED

Jahara2. Moda y mobiliario se mezclan en la misma colección

2 / 5

Moda y mobiliario se mezclan en la misma colección

Jahara4. El cobre es el material de la estructura de soporte

3 / 5

El cobre es el material de la estructura de soporte

Jahara5. Evidentes aires tropicales

4 / 5

Evidentes aires tropicales

Jahara. Dos tipos de lámparas de techo se suman a la serie

5 / 5

Dos tipos de lámparas de techo se suman a la serie

Brasil siempre ha poseído un encanto particular plasmado en todas las artes, desde la música hasta la arquitectura. Tradición y modernidad, paisajes vírgenes y efervescencia urbana, crisol de razas y mezcla de muy distintos sabores. Con todos estos ingredientes se ha convertido, digamos, en una potencia del buen gusto. Aunque menos conocido por sus aportaciones en este campo, el país también tiene mucho que decir en el frente del diseño, por donde vuelven a aflorar las influencias más dispares: modernismo europeo, artesanía local, tropicalismo... A la hora de poner nombres, el de Brunno Jahara destaca en la escena actual por su irreverente optimismo. Nos quedamos en particular con su colección de vajilla para Vista Alegre, en la que introduce símbolos de la calle –una pistola, un polo helado– en un dibujo típico de azulejos.

Su último proyecto lo ha desarrollado junto a su compatriota la diseñadora de moda Ana Voss, ambos con base en Rio de Janeiro. La colección, llamada Paleae Brasilis, consiste en una serie complementos de moda y para el hogar, que tras presentarla en la semana del diseño de São Paulo y Maison Objet, la anunciarán durante la semana del diseño de Milán, coincidente con el Salón del Mueble. Palae –palha en lenguaje común– significa paja, el material más humilde, que se utiliza precisamente como sinónimo de algo de baja calidad. Material empleado en las áreas rurales de todo el país, los diseñadores han querido reivindicarlo aportando diseño a sombreros, zapatos, cestas y lámparas, respetando su origen artesanal. Para preservar la forma de algunos objetos les han añadido una estructura de soporte en cobre. Las lámparas incorporan iluminación LED, con la que se crea interesantes juegos de luces y sombras. La colección se encuentran a la venta en Le Bon Marché, en París, y a través de internet en la web www.specimen-editions.fr.

Loading...