Soleo, un neo chiringuito en Marbella

Isabel López Vilalta firma la reforma del 'beach club' del hotel Fuerte Marbella en su 60 aniversario

Cristina Ros Pou

Hay referencias marítimas como los toldos en forma de velas

Hay referencias marítimas como los toldos en forma de velas

Los espejos permiten disfrutar del paisaje desde cualquier ángulo

Los espejos permiten disfrutar del paisaje desde cualquier ángulo

Al igual que el suelo, los tableros de las mesas presentan mosaicos hexagonales, propios de la época en que abrió el

Al igual que el suelo, los tableros de las mesas presentan mosaicos hexagonales, propios de la época en que abrió el 'beach club'

En un abrir y cerrar de ojos desaparecen los límites entre el espacio interior y el exterior

En un abrir y cerrar de ojos desaparecen los límites entre el espacio interior y el exterior

Los colores claros y rojizos recuerdan a la luz del atardecer

Los colores claros y rojizos recuerdan a la luz del atardecer

Para la reforma se han escogido muebles de madera de iroko

Para la reforma se han escogido muebles de madera de iroko

Detalle de Soleo cuando cae el sol y se encienden las luces

Detalle de Soleo cuando cae el sol y se encienden las luces

Galería

El Hotel Fuerte Marbella no ha querido desaprovechar la oportunidad y ha celebrado su 60 aniversario a lo grande. Coincidiendo con esta fecha tan señalada, el mítico hotel ubicado en el paseo marítimo de la ciudad malagueña ha hecho un lavado de cara a su beach club, cambiando no sólo su imagen sino también su carta y transformándolo en el nuevo restaurante Soleo.

La encargada de llevar a cabo la remodelación ha sido Isabel López Vilalta. La interiorista, autora también de la decoración del Celler de Can Roca, ha creado un espacio de inspiración típicamente mediterránea.

El punto de partida ha sido Marbella en 1957, el año en que José Luque inauguró el hotel. Los elementos marineros hacen referencia a aquella época, cuando Marbella era un pequeño pueblo de pescadores.

La carta a base de pescado fresco, fritura y arroces se disfruta en un ambiente auténtico, ligado al entorno natural. La decoración emula la de un barco antiguo de madera: los tejidos náuticos y el estampado de rayas remiten inmediatamente al verano, a la época de la desconexión. Los comensales saborean frutos del mar en mesas con los tableros revestidos de cerámica.

Como todo chiringuito que se precie, Soleo permite disfrutar de dos ambientes diferentes: uno más recogido en el interior donde todo el protagonismo recae en los muebles de madera de iroko, y otro que da la oportunidad de comer y disfrutar de la compañía en el exterior, al abrigo de unos toldos cuya forma recuerda a la de una vela.

De esta forma, Marbella avanza unas casillas a la hora de recuperar el glamour de una época pasada, cuando el paseo marítimo era el escenario de los momentos más mágicos. La decoración y la carta del Soleo están al servicio del paisaje Mediterráneo. El vaivén de las olas constituye la mejor banda sonora.

Loading...