Los muebles de Punt se exhiben en La Ricarda

Las diferentes piezas recorren los espacios de esta casa referente de la arquitectura moderna durante el franquismo

Cristina Ros Pou

La Ricarda, también conocida como Casa Gomis, sirve de escenario para la presentación de la colección de Punt. La vivienda diseñada por Antonio Bonet –con la colaboración del propietario, Ricardo Gomis, y la esposa de este, Inés Bertrand Mata– recibe la visita de las piezas de esta firma valenciana, que encajan a la perfección con el privilegiado espacio arquitectónico.

La celosía es la puerta de acceso a un recorrido que incluye también piezas de las diferentes colecciones de Punt. Algunas de ellas míticas, como la estantería Literatura (1985) de Vicent Martínez. Su inconfundible carro sobre ruedas ha servido durante décadas para almacenar de libros, y aquí, en su versión Open, actúa de separador de ambientes en el salón.

Butaca Breda (2013) de Borja García

Butaca Breda (2013) de Borja García

La mesa Crossing, del diseñador Arik Levy, preside el comedor. Se combina con diferentes versiones de la cómoda Stockholm, de Mario Ruiz, dando fe de su enorme versatilidad. En otro plano, la chica reposa sobre un ala del sofá A. Cortese de Monica Armani. Diseño y confort se cogen la mano.

La Ricarda fue, durante los años de franquismo, refugio de los intelectuales. Las ideas de John Cage, Carles Santos o Joan Brossa circulaban por el aire de este espacio y algo de esa magia ha quedado impregnada en sus paredes. Es el entorno perfecto para resaltar la elegancia funcional del perchero Elx, de Vicent Martínez, la butaca Breda, de Borja García, con sus líneas refinadas, o el carrito Mai Tai, la práctica propuesta de los miembros de Odosdesign.

Sofá Gin (2016), de Terence Woodgate

Sofá Gin (2016), de Terence Woodgate

La cama Breda con dosel (Borja García) dibuja, con sus líneas sutiles, uno de los dormitorios de La Ricarda. Toda la casa, con su característica piel de cristal, ejerce de mostrador excepcional para las piezas de Punt. El paisaje, con su bosque de pinos y la brisa del Mediterráneo llegando a oleadas, está en sintonía con la filosofía de la firma valenciana. Una apuesta continuada por los materiales de origen natural y las formas orgánicas.

Loading...