El hierro vence a la madera

La firma donostiarra BoisetFer presenta la colección Aralar, una evolución sensata de su mobiliario naturalista

Txema Ybarra

Consola Akier

Consola Akier

Mesa de centro Alleko

Mesa de centro Alleko

Proceso de producción de la serie Aralar

Proceso de producción de la serie Aralar

La madera de roble no se desbasta

La madera de roble no se desbasta

Estantería Aldaon

Estantería Aldaon

Proceso de producción de la serie Aralar

Proceso de producción de la serie Aralar

Mesilla auxiliar Arno

Mesilla auxiliar Arno

Proceso de producción de la serie Aralar

Proceso de producción de la serie Aralar

Mueble de TV Akier

Mueble de TV Akier

Proceso de producción de la serie Aralar

Proceso de producción de la serie Aralar

Galería

Gary de la Fuente buscaba pero no encontraba. Muebles para decorar su casa en San Sebastián (Guipúzcoa) en sintonía con sus gustos y bolsillo. Así que decidió hacérselos él mismo junto a sus amigos. "Queríamos que reflejasen nuestro estilo, nuestro carácter y, en definitiva, nuestra forma de vida", cuenta el fundador de la marca BoisetFer, dos palabras en francés cuyo significado es madera y hierro. "Teníamos claro cuáles iban a ser los materiales; por un lado la madera, con su textura y su calidez, y por otro lado el hierro, firme y robusto. Con estos dos elementos creamos nuestra primera mesa".

Esa mesa, fabricada en 2012 y de nombre Anie, ha ido evolucionando hacia diferentes piezas de mobiliario, siempre con el nombre de montes vasco-franceses. En paralelo, han creado una línea de trabajo a medida, adaptando a los metros que exija el cliente esos dos elementos fundacionales, que tan bien entroncan con la tradición estética vasca. Por lo general, se trata de madera de roble desbastada, que presume de sus nudos, y el hierro, un metal puro –que no es de síntesis y por tanto puede lucir la etiqueta de ecológico–, está lacado en negro. Es una llamada desde el hogar para conectarse con la naturaleza.

Esta temporada BoisetFer ha lanzado su primera colección completa, Aralar, nombre que toma esta vez de la sierra situada en el límite entre Guipúzoca y Navarra; sus cumbres dan nombre a las distintas piezas: la estantería Aldaon, las mesas Alleko y Ausa... La novedad es que manda el hierro. "Ahora son muebles de aspecto más sólidos, pero tienen también calidez gracias a que conservan el aporte de la madera", explica Gary, diseñador de 34 años. "En el fondo, queríamos evolucionar, que no se nos reconociera solo por lo de siempre. El objetivo es sorprender al cliente con una nueva mirada hacia lo que hacemos, sin perder la esencia".

Loading...