Estas joyas están muy vivas

Los broches Kino incorporan pequeños robots que se desplazan por la ropa creando múltiples posibilidades de estilismo

Cristina Ros Pou

1 / 8
1 Kino pattern-changing img1. Kino genera patrones textiles dinámicos

1 / 8

Kino genera patrones textiles dinámicos

1 Kino pattern-changing. Kino, en movimiento

2 / 8

Kino, en movimiento

1 Kino pattern-changing img3. El broche y el vestido comparten estampado, por lo que la sorpresa todavía es mayor

3 / 8

El broche y el vestido comparten estampado, por lo que la sorpresa todavía es mayor

2 Shape-changing-jewelry. Las piezas se separan...

4 / 8

Las piezas se separan...

hola-2 Shape-changing-jewelry. ...y luego se juntan

5 / 8

...y luego se juntan

3 Climate reactive img1. Al detectar un cambio de temperatura, se mueven hacia abajo para desplegar la capucha

6 / 8

Al detectar un cambio de temperatura, se mueven hacia abajo para desplegar la capucha

4 Pattern Etching. Los broches circulando a su aire

7 / 8

Los broches circulando a su aire

5 Kino GIF robot structure. El robot por dentro

8 / 8

El robot por dentro

La tecnología y la moda son dos mundos destinados a entenderse. Las aplicaciones de una sobre la otra son aprovechados por diseñadores como Karl Lagerfeld para presentar nuevas e insólitas piezas. El mismo Lagerfeld se sorprendería ante este nuevo gadget, un broche que se desplaza por la ropa creando diferentes versiones del mismo estilismo.

El broche, que en realidad son muchos y lleva el nombre de Kino, lleva un dispositivo dentro, una especie de robot, que lo empuja arriba y abajo de la chaqueta, de la cazadora o del vestido, creando un sorprendente efecto. En este nuevo universo dinámico, la joyería deja de ser estática y cobra vida en el cuerpo. El ingenio ha sido desarrollado por el MIT Media Lab en colaboración con el MIT Mechanical Engineering, el Royal College of Art y el departamento de ingeniería mecánica de la Universidad de Stanford.

Con la ingeniería propia de los robots, de los mini robots, estas joyas recorren la ropa, cambian de lugar y modifican la apariencia de quien las lleva. Por sí mismos logran un cambio de look en cuestión de segundos, convirtiendo un look contenido de día en una propuesta más arriesgada para la noche.

Estos pequeños artilugios, a través de sus sensores, también son sensibles a los cambios de tiempo. La tecnología del Kino es tan sofisticada que, ante una bajada de temperaturas, acude a tu auxilio. El gadget se desplaza hasta tu capucha y te la sube para que no pases frío.

En un futuro cercano se preveé que estos robots se miniaturicen más para integrarlos mejor en los vestidos y en las chaquetas. Aprender capacidades de los vivos y ayudar a cambiar y a reconfigurar las necesidades.

Camuflados con los tejidos, estos dispositivos móviles pueden transformarse hasta obtener efectos de patrones únicos. Varios de ellos pueden convertirse en bloques de construcción y formar un diseño de joyería más global.

Al moverse, los dispositivos pueden llegar a dibujar patrones en la tela. En el caso del terciopelo, dejan huellas visibles durante el movimiento. Como si se movieran sobre un lienzo en blanco. Pero no son definitivas. Las huellas son temporales y, por lo tanto, se pueden generar nuevos patrones. Tantos como queramos...

Loading...