Carl Hansen & Søn reinventa la silla Wishbone

La firma danesa crea una edición limitada de la CH24 de Wegner para conmemorar el cumpleaños del maestro del diseño

Lara Rodríguez Santana

La nueva variante de roble envejecido de la silla Wishbone

La nueva variante de roble envejecido de la silla Wishbone

Escribía Isabel Allende, en su novela “Eva Luna”, que la muerte no existe, que solo cuando se olvida, inevitablemente, desaparecemos. El recuerdo siempre tiene una lectura dulcificada de quienes fuimos, pero con el trabajo no se puede engañar. Habla claro y directo de quienes y cómo fuimos. Y si se hace bien -como fue el caso del diseñador Hans J. Wegner- es capaz de describir con precisión e inmortalizar con dignidad. Es por ello que la firma danesa Carl Hansen & Son quiere, por tiempo limitado, traer de vuelta uno de los trabajos más emblemáticos del maestro; la silla Wishbone.

Hijo de un joven zapatero danés, Hans J. Wegner, iba a estar vinculado toda su vida a la artesanía, haciéndola una de sus muchas señas de identidad. A los 17 años completó su formación como ebanista en el taller de H. F. Stahlberg, donde sus primeros diseños vieron la luz. Se formo como arquitecto y rápidamente su pericia y creatividad le ayudaron a destacar. Está considerado uno de los diseñadores de muebles pionero durante siglo veinte y su incansable curiosidad impulsó el “modernismo danés” y ayudó a cambiar la visión general del público en los años cincuenta y sesenta.

Sus diseños le aportan al minimalismo una suavidad natural y orgánica que ha inspirado a las nuevas generaciones y ha liderado una filosofía de trabajo ligada a la técnica, una constante curiosidad por los materiales y un respeto profundo por la madera y sus características naturales. Su trabajo es tan relevante que los museos de diseño y de arte más importante del mundo, desde el Museum of Modern Art en Nueva York hasta el Die Neue Sammlung de Múnich, exhiben obras suyas entre sus colecciones.

Unicamente estará disponible los días 2 y 3 de abril de 2018

Unicamente estará disponible los días 2 y 3 de abril de 2018

La importancia de la silla Wishbone empieza en 1949, valorada inmediatamente por su distintivo respaldo en forma de horquilla. Desde entonces ha estado en producción de forma continuada desde 1950. Este es el resultado de una colaboración constante entre Wegner y los hábiles artesanos que contribuyeron al exigente trabajo de desarrollo del diseño. Casi 70 años después de su creación, la Wishbone sigue exigiendo un gran esfuerzo a los hábiles artesanos de Carl Hansen & Son, quienes manipulan y ensamblan manualmente las 14 piezas de la silla y tejen a mano el asiento de 120 metros de cuerda de papel antes de que la silla terminada salga de la fábrica de muebles en la isla danesa de Funen.

Con esta edición especial y exclusiva de la Wishbone, Carl Hansen & Son añade un capítulo más a la historia de la colaboración única entre el diseñador y el fabricante, una historia que comenzó hace casi siete décadas. Durante esta vida de trabajo diseñador y firma crearon una serie de muebles clásicos y piezas de colección, y fue gracias a la fortaleza, la expresión gráfica, los elementos avanzados y el complejo diseño, que la silla Wishbone adquirió rápidamente la categoría de icono y ha sido fundamental para consolidar la posición de Wegner como figura destacada en la historia del diseño danés.

La silla Wishbone

La silla Wishbone

El 2 de abril de este año, Wegner habría cumplido 104 años y como regalo de cumpleaños se presenta una edición exclusiva de la codiciada silla. Renovar un clásico nunca es tarea fácil y se han cuidado con esmero los detalles. El roble envejecido ha sido especialmente tratada para recrear la fuerza, la calidez y el color marrón oscuro de su homólogo; el roble milenario de pantano. La silla, que cuenta con asiento tejido en cuerda de papel natural, una placa especial de latón grabada con la firma de Wegner y un certificado de autenticidad, unicamente estará disponible los días 2 y 3 de abril de 2018 a través de todos los distribuidores autorizados por Carl Hansen & Son y en las Flagship Stores de Carl Hansen & Son.

El director ejecutivo, Knud Erik Hansen, describe a Wegner como un creador invaluable que deja un patrimonio cultural único que sigue inspirando y debe ser protegido. Sus muebles tienen el potencial suficiente para ser explotados y reinventados con nuevos materiales. Y eso es lo que se ha hecho, incluyendo la nueva variante de roble envejecido, que será de especial interés para coleccionistas y entusiastas del diseñador. Una oportunidad realmente irrepetible de mantener el legado de Hans J. Wegner vivo y presente.

Loading...