Un artista español interpreta nuestro futuro en la luna

Jorge Mañes ha trabajado con la Agencia Espacial Europea como "artista en residencia" para dar a luz una colección de objetos creados con una réplica del polvo lunar

Txema Ybarra

1 / 8
Colección 'From the Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio. Colección 'Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio

1 / 8

Colección 'Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio

Colección 'From the Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio. Colección 'Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio

2 / 8

Colección 'Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio

Colección 'From the Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio. Colección 'Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio

3 / 8

Colección 'Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio

Colección 'From the Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio. Colección 'Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio

4 / 8

Colección 'Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio

Colección 'From the Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio. Colección 'Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio

5 / 8

Colección 'Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio

Colección 'From the Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio. Colección 'Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio

6 / 8

Colección 'Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio

Colección 'From the Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio. Colección 'Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio

7 / 8

Colección 'Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio

Colección 'From the Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio. Colección 'Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio

8 / 8

Colección 'Peak of Eternal Light', de Jorge Mañes Rubio

Jorge Mañes Rubio tiene una trayectoria particular, un tanto marciana. Tras acabar ingeniería industrial hizo un máster en diseño de producto en el prestigioso Royal College of Arts de Londres y de ahí dio otro salto en su carrera convirtiéndose en artista, cuyo trabajo creativo tiene una consciente dimensión etnográfica. Pretende hallar respuestas a la cuestión de cuál es nuestro lugar en el mundo, bien como turistas desubicados o artistas en nuestros ratos libres en una pobre barriada de la India. Tal enfoque le ha llevado a viajar hasta Japón, Estados Unidos, las islas del Pacífico y otros muchos países, manteniendo su base en Ámsterdam. Somos nómadas, se responde a sí mismo.

¿Y cuál será nuestro lugar en la luna, el próximo gran viaje? Esa ha sido su última pregunta. ¿Cómo se construirá la arquitectura, cómo nos expresaremos artísticamente con los materiales que encontremos allí, qué nuevas religiones o cosmovisiones adoptaremos en el satélite terrícola, qué ocurrirá cuando se explote turísticamente?

Para responder a todas estas cuestiones convenció a la Agencia Espacial Europea para que colaborasen con él, un logro de por sí inaudito. “En Holanda tiene la sede su departamento de I+D, el Advanced Concepts Team (ACT), donde se preguntan qué pasará dentro de 20 o 40 años cuando establezcamos el primer asentamiento lunar. Su enfoque es transversal, no solo tecnológico, y por eso también consultan a expertos en leyes internacionales, neurocientíficos y arquitectos. Les faltaba un artista”, cuenta de la experiencia Jorge Mañes, encantador y desconcertante a partes iguales.

Surgieron suspicacias sobre su idea de inmediato, reconoce, más aún cuando su primer trabajo consistió en un templo. “No se lo esperaban. Creían que como artista presentaría algo más directo o previsible. Una interpretación de las estrellas o cosas así. Además, estaba el componente religioso, que no gustaba nada”, continúa el artista español, un habitual de las conferencias TED. Enseguida explicó que se trataba de un monumento a la humanidad, al simbolismo de la propia luna, “un lugar sin naciones ni fronteras ni contaminación política donde están prohibidas las armas de destrucción masiva según el único tratado internacional vigente sobre el espacio, firmado por Estados Unidos y la Unión Soviética, entre otros países, dos años antes de que la nave Apollo XI aterrizara en la luna”. Y, por si acaso, la banderas que se plantaron en sucesivas misiones lunares aún en pie las blanqueó la radiación solar hace ya tiempo.

De natural persuasivo, le acabaron por captar el concepto, lo que sirvió para que le abrieran la puerta de la sala de materiales, que guarda réplicas casi idénticas del polvo lunar, una constante en la superficie selenita, y el dorado MLI (multi layer insulation) con el que se protegen satélites, naves y hombres de las distintas radiaciones cósmicas que azotan la luna al carecer de la protección de una atmósfera. Precisamente será con eso con lo que contaremos en la luna a falta de capacidad para realizar transportes masivos de casi nada. La base lunar y marciana que ha desarrollado el estudio de Norman Foster es autoconstruible mediante impresión digital con material de allí mismo y según Stephen Hawking en recientes declaraciones ya nos podemos dar prisa en salir de la tierra, a la que “conducimos a la catástrofe”, en palabras del eminente teórico de los agujeros negros.

Para Leopold Summerer, jefe del ACT, Jorge Mañes “ha conseguido establecer un maravilloso puente entre la ciencia etnográfica y la exploración espacial al imaginar el futuro de la villa lunar desde una base empírica”. Además, ha sabido concebir una cultura con referentes del pasado terrícola –a civilizaciones de origen mesoamericano, africano y asiático–, pues es la forma de que se entienda y se asuma como propia, y el resultado ha sido una serie de piezas con una particular simbología y estética que están a la venta en edición limitada. El nombre de la colección, Peak of Eternal Light, hace referencia al lugar donde probablemente se establezca la Moon Village, el cráter Shackleton, en el polo sur lunar, cuyo fondo parece albergar agua congelada y los picos que lo rodean están siempre expuestos a los rayos del sol. Tiene asimismo una connotación positiva, cuando las grandes exploraciones humanas han causado múltiples catástrofes que Jorge espera que esta vez no ocurran. Faltan desde luego más optimistas como él para que se cumplan sus vaticinios.

Loading...