Una privilegiada atalaya

Reconversión de un techo con depósitos de agua en un nuevo apartamento sobrevolando Beirut, por el estudio Notan Office

Fotos: Leva Saudargaité

1 / 15

1 / 15

Le 13ème, del estudio Notan Office.

2 / 15

Le 13ème, del estudio Notan Office.

3 / 15

Le 13ème, del estudio Notan Office.

4 / 15

Le 13ème, del estudio Notan Office.

5 / 15

Le 13ème, del estudio Notan Office.

6 / 15

Le 13ème, del estudio Notan Office.

7 / 15

Le 13ème, del estudio Notan Office.

8 / 15

Le 13ème, del estudio Notan Office.

9 / 15

Le 13ème, del estudio Notan Office.

10 / 15

Le 13ème, del estudio Notan Office.

11 / 15

Le 13ème, del estudio Notan Office.

12 / 15

Le 13ème, del estudio Notan Office.

13 / 15

Le 13ème, del estudio Notan Office.

14 / 15

Le 13ème, del estudio Notan Office.

15 / 15

Le 13ème, del estudio Notan Office.

Provista de mucho ingenio, la arquitectura "informal" suele proporcionar grandes alegrías arquitectónicas. Este es sin duda el caso. Le 13ème es un proyecto de rehabilitación del techo de un anodino edificio y de sus depósitos de agua para transformarlo en un apartamento sobrevolando el denso centro de Beirut, la capital del Líbano.

Su arquitecto Frédéric Karam, del estudio con base en Bruselas Notan Office, define la visión que se obtiene desde ahí arriba como de un "macrocosmos" compuesto de carreteras, fabricas y talleres, escuelas, bloques de viviendas y hasta de un hipódromo. En los techos vecinos también se encuentran otros apartamentos sacados de la nada, un recurso muy habitual en Beirut y todo Oriente Medio.

En este caso, el techo plano albergaba tanques de agua, los cuales se redujeron a uno y se elevaron encima del nuevo apartamento. Se crea así una suerte de monolito mineral que mira hacia la ciudad en diversas direcciones. Con su doble orientación, el piso se vuelve transparente, abierto y ventilado, y gracias a su altura vive alejado del tumulto de la ciudad.

El proyecto está fuertemente limitado por la estructura y los ejes técnicos de los pisos inferiores. Tres núcleos articulan el proyecto configurando espacios de carácter limpio y racional. Tanto por dentro como por fuera se pasa de uno a otro.

Atalaya aislada pero al mismo tiempo una rama del bosque beirutí, este apartamento se hace eco de la ciudad con una brutalidad similar. La materialidad es cruda, despojada de todo artificio, intentando reinterpretar el "gusto local", tan apañado. El suelo, por ejemplo, está compuesto a partir de mármol blanco recuperado.

Loading...