Una conversación en blanco y negro

TK Residence en Amberes (Bélgica), del estudio belga Daskal-Laperre

1 / 10
residence A 5 bis. Piezas muy escogidas de Paul Kjaerholm decoran las zonas más funcionales, como esta área de salón estudio

1 / 10

Piezas muy escogidas de Paul Kjaerholm decoran las zonas más funcionales, como esta área de salón estudio

TK Residence A 8 bis. El fondo blanco permite que elementos decorativos como este impresionante panel de color destaquen con elegancia

2 / 10

El fondo blanco permite que elementos decorativos como este impresionante panel de color destaquen con elegancia

TK Residence A 9 bis. Las entradas de luz dejan que la naturaleza tome fuerza en la casa y el verde contraste en espacios como este pequeño rincón

3 / 10

Las entradas de luz dejan que la naturaleza tome fuerza en la casa y el verde contraste en espacios como este pequeño rincón

TK Residence A 3 bis. La pared de cristal y acero blanco que separa las dos zonas principales de la cocina y facilita la distribución es uno de los elementos decorativos estrella

4 / 10

La pared de cristal y acero blanco que separa las dos zonas principales de la cocina y facilita la distribución es uno de los elementos decorativos estrella

residence A 1 bis. La isla de la cocina se ha recubierto de baldosas: el blanco tiene un abanico de profundidades distintas dependiendo del material que hay en la base

5 / 10

La isla de la cocina se ha recubierto de baldosas: el blanco tiene un abanico de profundidades distintas dependiendo del material que hay en la base

TK Residence A 2 bis. La madera clara decora algunos rincones, como el lateral de estos armarios separadores de la cocina

6 / 10

La madera clara decora algunos rincones, como el lateral de estos armarios separadores de la cocina

TK Residence A 10 bis. Todas las puertas que dan acceso a las habitaciones son dobles y algunas son en negro, creando el contraste entre colores y funciones

7 / 10

Todas las puertas que dan acceso a las habitaciones son dobles y algunas son en negro, creando el contraste entre colores y funciones

residence A 4 bis. De nuevo, la presencia del negro es justa y necesaria en un universo de diferentes texturas de blanco

8 / 10

De nuevo, la presencia del negro es justa y necesaria en un universo de diferentes texturas de blanco

TK Residence A 12 bis. El contraste entre el blanco y el negro se extiende por toda la casa y adquiere sentido al crear no solo una separación decorativa sino funcional

9 / 10

El contraste entre el blanco y el negro se extiende por toda la casa y adquiere sentido al crear no solo una separación decorativa sino funcional

TK Residence A 11 bis. Los apliques del baño son vintage, algo que el propietario pidió expresamente. El mármol negro decora con elegancia suelo y picas de esta zona de aguas

10 / 10

Los apliques del baño son vintage, algo que el propietario pidió expresamente. El mármol negro decora con elegancia suelo y picas de esta zona de aguas

El diálogo entre el blanco y el negro es interesante cuando cada uno de estos extremos defiende con seguridad su lugar. Cuando no hay yuxtaposiciones extrañas, cuando la presencia de uno u otro tiene el máximo sentido, está claro que los dos colores –o no colores- suman. Y esto es lo que acontece en esta casa de Amberes (Bélgica) que firma el estudio de arquitectura de interiores belga Daskal-Laperre y que además de una disposición genial, encuentra en este contraste entre blanco y negro su originalidad y razón de ser.

Daskal y Laperre, que cumplieron hace poco una decena de años trabajando juntos convertidos en uno de los despachos de interiorismo más afamados en Bélgica, se atreven con una propuesta que rompe moldes en cuanto a la disposición de los elementos. La TK Residence se articula entorno a un espacio vacío en blanco absoluto cuya única misión es convertirse en un centro de operaciones: un distribuidor. Entorno a él se disponen las habitaciones de la casa. Todas tienen una entrada doble con puertas que pivotan sobre ellas mismas. Y muchas son de color negro, y así se remarca la función y tono: al lado de la permanencia y estabilidad de la pared blanca, el negro es el contrapunto móvil. Este es el lenguaje constante en esta casa.

La contemporaneidad y el lujo van de la mano en cuanto a materiales. Un elegante cristal enmarcado en acero blanco separa dos áreas de la cocina. El mármol es omnipresente en toda la construcción. Las baldosas de la isla de la cocina son también una joya que le da textura al blanco. Y en lo que a los muebles se refiere, Daskal-Laperre trabajaron codo a codo con el cliente y sus gustos: el resultado fue la combinación de piezas muy escogidas del danés Paul Kjaerholm con algunos elementos vintage que el propietario de la vivienda quería mantener. Como por ejemplo, los apliques del baño, que logran un toque de tradición en un espacio de hoy.

Loading...