Una bocanada de oxígeno

Susanna Cots diseña un vivienda en la Costa Brava para disfrutar en conexión directa con la naturaleza

1 / 22

1 / 22

Proyecto Oxygen de Susanna Cots en la Costa Brava.

2 / 22

Proyecto Oxygen de Susanna Cots en la Costa Brava.

3 / 22

Proyecto Oxygen de Susanna Cots en la Costa Brava.

4 / 22

Proyecto Oxygen de Susanna Cots en la Costa Brava.

5 / 22

Proyecto Oxygen de Susanna Cots en la Costa Brava.

6 / 22

Proyecto Oxygen de Susanna Cots en la Costa Brava.

7 / 22

Proyecto Oxygen de Susanna Cots en la Costa Brava.

8 / 22

Proyecto Oxygen de Susanna Cots en la Costa Brava.

9 / 22

Proyecto Oxygen de Susanna Cots en la Costa Brava.

10 / 22

Proyecto Oxygen de Susanna Cots en la Costa Brava.

11 / 22

Proyecto Oxygen de Susanna Cots en la Costa Brava.

12 / 22

Proyecto Oxygen de Susanna Cots en la Costa Brava.

13 / 22

Proyecto Oxygen de Susanna Cots en la Costa Brava.

14 / 22

Proyecto Oxygen de Susanna Cots en la Costa Brava.

15 / 22

Proyecto Oxygen de Susanna Cots en la Costa Brava.

16 / 22

Proyecto Oxygen de Susanna Cots en la Costa Brava.

17 / 22

Proyecto Oxygen de Susanna Cots en la Costa Brava.

18 / 22

Proyecto Oxygen de Susanna Cots en la Costa Brava.

19 / 22

Proyecto Oxygen de Susanna Cots en la Costa Brava.

20 / 22

Proyecto Oxygen de Susanna Cots en la Costa Brava.

21 / 22

Proyecto Oxygen de Susanna Cots en la Costa Brava.

22 / 22

Proyecto Oxygen de Susanna Cots en la Costa Brava.

La vida pausada, los colores neutros y el respecto a la naturaleza han marcado el diseño del último proyecto de Susanna Cots. De nombre Oxygen, se trata de de una vivienda de 600 metros cuadrados ubicada en el Ampurdán (Gerona), que representa un antes y un después para aquellas personas dispuestas a vivir siguiendo el slow life.

Todas las estancias se han proyectado como cubos unidos unos a otros horizontalmente a través de pasillos de cristal que nos hacen sentir que paseamos por el bosque. La cocina es unos de los pabellones independientes donde vemos el sello slow de la interiorista catalana a través del juego de las líneas rectas con el techo abuhardillado, fabricado con roble decapado en blanco y que aporta movimiento a la estancia. Esta se conecta con el resto de la casa con unas cristaleras negras que aportan tanta privacidad como complicidad entre los espacios.

El siguiente cubo lo encontramos en el centro de la vivienda y está dividido en dos mitades, conectadas por una pared que permite la visibilidad y la entrada de luz por ambos lados. En un costado se sitúa la entrada de la residencia, presidida por una escultura en el pequeño vestíbulo; en el otro, la sala de estar, que se ha concebido como un espacio para la comunicación, sin presencia de televisor.

El dormitorio principal constituye otro pabellón ubicado en el ala este de la casa. Está conectado por un vértice de cristal con un patio interior. Este forma parte del eje natural de toda la vivienda, formado por un pequeño ecosistema de olivos y encinas que la rodean por los cuatro lados.

El siguiente de los pabellones lo configura el grupo de cuatro habitaciones con cuarto de baño incluido. Todas ellas se han diseñado siguiendo el mismo concepto de conexión con la naturaleza y están orientadas al exterior, a través de los ventanales, al mismo tiempo que conectan con el interior gracias a los pasillos de cristal. Finalmente, el garaje ocupa otro módulo cúbico adyacente a la vivienda.

Loading...