Tradición mediterránea

Casa Es Garbi, reforma de una vivienda marinera en la Costa Brava (Girona), por Nook Arquitectos

Fotos: Marcela Grassi

1 / 19
Casa Es Garbi

1 / 19

Casa Es Garbi

Casa Es Garbi

2 / 19

Casa Es Garbi

Casa Es Garbi

3 / 19

Casa Es Garbi

Casa Es Garbi

4 / 19

Casa Es Garbi

Casa Es Garbi

5 / 19

Casa Es Garbi

Casa Es Garbi

6 / 19

Casa Es Garbi

Casa Es Garbi

7 / 19

Casa Es Garbi

Casa Es Garbi

8 / 19

Casa Es Garbi

Casa Es Garbi

9 / 19

Casa Es Garbi

Casa Es Garbi

10 / 19

Casa Es Garbi

Casa Es Garbi

11 / 19

Casa Es Garbi

Casa Es Garbi

12 / 19

Casa Es Garbi

Casa Es Garbi

13 / 19

Casa Es Garbi

Casa Es Garbi

14 / 19

Casa Es Garbi

Casa Es Garbi

15 / 19

Casa Es Garbi

Casa Es Garbi

16 / 19

Casa Es Garbi

Casa Es Garbi

17 / 19

Casa Es Garbi

Casa Es Garbi

18 / 19

Casa Es Garbi

Casa Es Garbi

19 / 19

Casa Es Garbi

Bordeando el litoral mediterráneo, el Camí de Ronda es una antigua ruta que conecta los pueblos y playas de la Costa Brava (Girona). Este camino pasa frente al complejo de viviendas donde se esconde esta casa de vacaciones reformada por Nook Arquitectos, estudio con base en Barcelona que la ha dotado de un diseño contemporáneo y ha sido capaz de aprovechar aún mejor sus impagables vistas al mar.

Dispuesta en cuatro niveles conectados por una larga escalera, la casa se asienta sobre una gran roca y desciende escalonadamente hasta encontrarse con la playa, a la que se accede a través de un embarcadero privado. Esta particular distribución ha permitido a la familia propietaria cumplir con su deseo de disfrutar de una vivienda que ofreciera tanto espacios privativos como una zona para compartir entre todos, anexa a la terraza. Un salón y una cocina conectados entre sí y un antiguo desván abierto para formar una zona de lectura o trabajo componen esta gran área común.

Hubo que hacer cambios sobre los planos originales. La oscura terraza de la segunda planta se transformó en un dormitorio, a la que se añadió un cuarto de baño, al igual que en la habitación de la tercera. En paralelo, se restauraron la fachada y el tejado sin alterar su paleta de blancos y azules tan característica del Mediterráneo. Las vigas de madera y el suelo hidráulico también recuperaron su viejo brillo acompañados de nuevas soluciones en cerámica, cemento y acero en aras de mantener la personalidad vernácula de la casa.

Para inundarla de luz, se abrieron diversos huecos y los ya existentes se maximizaron para integrar el exterior en el interior. Con los ventiladores de techo se obtiene el frescor necesario. Las persianas y la pérgola de la terraza impiden que el sol pegue dentro de la casa, mientras que el nuevo mobiliario contribuye a que la vivienda resulte más confortable y acogedora al servir de elementos de distribución.

Loading...