Todos muy satisfechos

Rehabilitación y decoración de un dúplex de 500m2 en la Bonanova (Barcelona), por Meritxell Ribé (The Room Studio)

1 / 20
MFP23101.

1 / 20

Rehabilitación de dúplex en Barcelona, por Meritxell Ribé.

MFP23102.

2 / 20

Rehabilitación de dúplex en Barcelona, por Meritxell Ribé.

MFP23112.

3 / 20

Rehabilitación de dúplex en Barcelona, por Meritxell Ribé.

MFP23105.

4 / 20

Rehabilitación de dúplex en Barcelona, por Meritxell Ribé.

MFP23120.

5 / 20

Rehabilitación de dúplex en Barcelona, por Meritxell Ribé.

MFP23111.

6 / 20

Rehabilitación de dúplex en Barcelona, por Meritxell Ribé.

MFP23119.

7 / 20

Rehabilitación de dúplex en Barcelona, por Meritxell Ribé.

MFP23123.

8 / 20

Rehabilitación de dúplex en Barcelona, por Meritxell Ribé.

MFP23121.

9 / 20

Rehabilitación de dúplex en Barcelona, por Meritxell Ribé.

MFP23118.

10 / 20

Rehabilitación de dúplex en Barcelona, por Meritxell Ribé.

MFP23115.

11 / 20

Rehabilitación de dúplex en Barcelona, por Meritxell Ribé.

MFP23116.

12 / 20

Rehabilitación de dúplex en Barcelona, por Meritxell Ribé.

MFP23114.

13 / 20

Rehabilitación de dúplex en Barcelona, por Meritxell Ribé.

MFP23126.

14 / 20

Rehabilitación de dúplex en Barcelona, por Meritxell Ribé.

MFP23125.

15 / 20

Rehabilitación de dúplex en Barcelona, por Meritxell Ribé.

MFP23139.

16 / 20

Rehabilitación de dúplex en Barcelona, por Meritxell Ribé.

MFP23138.

17 / 20

Rehabilitación de dúplex en Barcelona, por Meritxell Ribé.

MFP23129.

18 / 20

Rehabilitación de dúplex en Barcelona, por Meritxell Ribé.

MFP23137.

19 / 20

Rehabilitación de dúplex en Barcelona, por Meritxell Ribé.

MFP23131.

20 / 20

Rehabilitación de dúplex en Barcelona, por Meritxell Ribé.

En esta vivienda dúplex en la Bonanova (Barcelona), hubo que abordar un proyecto integral de decoración que diferenciara las plantas, una para las hijas y otra para los padres. A su vez, se quería unificar ambas alturas, para lo que se recurrió a elementos en roble natural como elemento de conexión.

Cuando se encarga este proyecto a Meritxell Ribé-The Room Studio, los propietarios ya estaban trabajando con un estudio de arquitectos: 599 Arquitectos. Había por tanto una buena base arquitectónica y una correcta distribución, pero necesitaban la colaboración de los primeros para darle un diseño final de espacios y materiales.

La idea de los propietarios era muy clara en la disposición del dúplex: la parte baja se destinaría al matrimonio, mientras que el piso superior sería para las tres hijas adolescentes; esto requería que los estilos de ambas plantas fueran diferenciados, pero a la vez armónicos. Para ello se utilizó diferentes tonalidades de madera en diferentes puntos: los revestimientos de paredes, el mobiliario a medida, el pavimento, las puertas, las cocinas y la escalera que conecta las dos plantas. Para el resto del mobiliario se eligieron piezas contemporáneas y neutras.

El salón de la planta baja se planteó más sobrio. Se diseñó un mueble escondiendo la chimenea y la televisión. Como se concibió para estar con los amigos, se colocaron dos sofás enfrentados y no mirando al televisor. Para filtrar la gran cantidad de luz natural, se trataron las cortinas con linos salvajes un poco más opacos de lo habitual. También con el objetivo de atenuar la luminosidad se escogieron mármoles negros, mesas oscuras y demás objetos de decoración en esa tonalidad. La decoración se completa con lámparas de diseño, butacas recuperadas y una selección de las obras de arte de los propietarios, grandes coleccionistas.

Cada niña tiene una habitación individual, personalizada según sus gustos, preferencias y estilos y realizadas a medida. Todas comparten el cuarto baño, pintado de azul. La suite principal cuenta con un gran vestidor y un baño privado. Los propietarios tenían muy claro que el color negro debía de ser el protagonista y se diseñó todo en cristal de ese color. Para el papel pintado del revestimiento de paredes y el microcemento de la zona de aguas, se optó por un cromatismo también oscuro.

El despacho que comparte la pareja se distribuyó con dos mesas enfrentadas en líneas sobrias y muy depuradas donde vuelven aparecer el vidrio, esta vez en color tostado, y el acero, en sillas en piel y la librería a medida. Para darle a la estancia una mayor calidez se revistieron todas las paredes en lino natural.

La cocina se distribuye en torno a una isla central con el fregadero y una encimera. A un lado está la vitrocerámica y al otro una gran mesa. En la planta superior, las escaleras dan paso a una librería a medida realizada en acero corten y madera, iluminada con leds en todos sus estantes. Este elemento funciona también de separador de las habitaciones contiguas: al otro lado hay un salón con equipos de audiovisuales y sala de cine para las niñas, muy contentas con la nueva vivienda de sus padres.

Loading...