La tierra prometida

Casa de campo en Alemania, de Thomas Kröger

Ana Basualdo / Fotos: Pere Peris

1 / 17
064 DSC6677a. Las tres ventanas verticales abiertas en la superficie inclinada y negra del tejado marcan un ritmo propio, más evocador de lo tradicional y diferente del nivel inferior, donde predomina un concepo más contemporáneo de ligereza y transprencia

1 / 17

Las tres ventanas verticales abiertas en la superficie inclinada y negra del tejado marcan un ritmo propio, más evocador de lo tradicional y diferente del nivel inferior, donde predomina un concepo más contemporáneo de ligereza y transprencia

020 DSC6955. La casa es una residencia para pasar las vacaciones. Aparece como si levitara sobre el prado verde, con un techo inclinado negro y una fachada de cristal sobre un pedestal de madera

2 / 17

La casa es una residencia para pasar las vacaciones. Aparece como si levitara sobre el prado verde, con un techo inclinado negro y una fachada de cristal sobre un pedestal de madera

001 DSC6793. En el jardín se ha creado este lugar de reposo y contemplación aprovechando elementos de la Naturaleza. Un tronco hace las funciones de mesa

3 / 17

En el jardín se ha creado este lugar de reposo y contemplación aprovechando elementos de la Naturaleza. Un tronco hace las funciones de mesa

041 DSC7156. En el estar, un sofá, de Ikea, con cojines en tonos beige y marrón, de Teixidors, adquiridos en Matèria. La mesa del comedor es un diseño del arquitecto realizado a medida. La lámpara se ha comprado en Asia Store, mientras que las sillas son antiguas

4 / 17

En el estar, un sofá, de Ikea, con cojines en tonos beige y marrón, de Teixidors, adquiridos en Matèria. La mesa del comedor es un diseño del arquitecto realizado a medida. La lámpara se ha comprado en Asia Store, mientras que las sillas son antiguas

014 DSC7312. La casa se asoma a un mundo vegetal de hierba húmeda y leña recién cortada para calentar las noches frías

5 / 17

La casa se asoma a un mundo vegetal de hierba húmeda y leña recién cortada para calentar las noches frías

021 DSC6934. Un camino de lamas de madera conduce a la entrada. La luz de día baña las superficies teñidas de negro con un brillo mineral

6 / 17

Un camino de lamas de madera conduce a la entrada. La luz de día baña las superficies teñidas de negro con un brillo mineral

018 DSC7309. En el exterior, una mesa de madera sobre la que se expresa el amor por la jardinería de los dueños de la casa. El jarrón es de Ikea

7 / 17

En el exterior, una mesa de madera sobre la que se expresa el amor por la jardinería de los dueños de la casa. El jarrón es de Ikea

055 DSC7432. El gusto por el estilo nórdico queda patente en el estudio, donde se ha instalado la lámpara de pie, modelo Vanila, de Nord Lux, y una silla vintage cuyo diseño se enarca en la tradición nórdica. Las pinturas son del artista Edwin Michel

8 / 17

El gusto por el estilo nórdico queda patente en el estudio, donde se ha instalado la lámpara de pie, modelo Vanila, de Nord Lux, y una silla vintage cuyo diseño se enarca en la tradición nórdica. Las pinturas son del artista Edwin Michel

028 DSC7107. Los complementos de la mesa están realizados en fibras naturales. Boles de madera y salvamanteles trenzados refuerzan el carácter rústico

9 / 17

Los complementos de la mesa están realizados en fibras naturales. Boles de madera y salvamanteles trenzados refuerzan el carácter rústico

033 DSC7133. Las superficies de trabajo se han revestido con un laminado de alta presión, un material muy resistente. Los armarios se han fabricado con madera de abeto teñida. La grifería es de Grohe y el bol de madera, de Habitat

10 / 17

Las superficies de trabajo se han revestido con un laminado de alta presión, un material muy resistente. Los armarios se han fabricado con madera de abeto teñida. La grifería es de Grohe y el bol de madera, de Habitat

062 DSC7534. La decoración es ecléctica y acogedora, y recoge el espíritu artístico de quienes la habitan

11 / 17

La decoración es ecléctica y acogedora, y recoge el espíritu artístico de quienes la habitan

059 DSC7509-2. El estudio se ha ubicado de forma que enmarque las bucólicas vistas del campo y reciba luz natural. La mesa es la Bistro, de los Eames, editada por Vitra y rodeada de sillas compradas en tiendas de mobiliario vintage. Una de ellas se ha retapizado y otra se ha cubierto con piel de cordero

12 / 17

El estudio se ha ubicado de forma que enmarque las bucólicas vistas del campo y reciba luz natural. La mesa es la Bistro, de los Eames, editada por Vitra y rodeada de sillas compradas en tiendas de mobiliario vintage. Una de ellas se ha retapizado y otra se ha cubierto con piel de cordero

051 DSC6871. Los pequeños rincones son el secreto de esta casa, como este que recoge un momento de descanso junto a un té

13 / 17

Los pequeños rincones son el secreto de esta casa, como este que recoge un momento de descanso junto a un té

037 DSC7353. Pieles de cordero sobre sofás y sillones, cestas africanas, mobiliario vintage y troncos de madera que se apilan para quemar en la chimenea definen un estilo de vida que huye de la sofisticación y prefiere estar en contacto directo con la naturaleza

14 / 17

Pieles de cordero sobre sofás y sillones, cestas africanas, mobiliario vintage y troncos de madera que se apilan para quemar en la chimenea definen un estilo de vida que huye de la sofisticación y prefiere estar en contacto directo con la naturaleza

049 DSC6853-2. Arriba, los dormitorios gozan de una atmósfera silenciosa

15 / 17

Arriba, los dormitorios gozan de una atmósfera silenciosa

011 DSC7552. Sobre un tronco desgastado habita una casita de madera para los pájaros

16 / 17

Sobre un tronco desgastado habita una casita de madera para los pájaros

038 DSC7392. Los libros también forman parte de la decoración, como este '10 women', de Peter Lindbergh

17 / 17

Los libros también forman parte de la decoración, como este '10 women', de Peter Lindbergh

En un idílico lugar de Alemania llamado Gerswalde, aparece, como levitando sobre el prado verde, un techo inclinado negro y una fachada de cristal sobre un pedestal de madera. Su aspecto evoca los tradicionales graneros de la zona, pero se trata de una residencia de verano contemporánea –un proyecto del arquitecto Thomas Kröger–, tocada por la magia del paisaje y de su pasado.

Quedan unos minutos de paseo, todavía, por el prado circundante y luego por el jardín para llegar al umbral de la casa. Hay tiempo para demorarse en rincones donde las hierbas silvestres han crecido a la altura de las rodillas, alrededor de los troncos de los árboles. Un mundo vegetal proliferante que satura el aire de aromas de clorofila y leña. Sobre el tocón viejo de un tronco se posa una casita para los pájaros hecha con tablitas de madera: “Bajan a beber agua”, dice una de las niñas que corretean por el jardín. Más cerca de la casa, alguien ha cortado leña y ha dejado hincada el hacha en un tronco, y una tijera de podar junto a unas ramas de roble.

Es un mundo de verdes húmedos y de madera que se corta, se apila y se prepara para arrojar a la chimenea durante las noches frías. La gran fachada de madera y cristal constituye en sí misma una especie de “panorama”, con esas tres ventanas verticales abiertas en la superficie inclinada y negra del tejado, que marcan un ritmo propio (más evocador de lo tradicional), algo distinto del plano inferior, con sus ventanales enmarcados, pero continuos. Además, a esta hora del atardecer nórdico, los tres cristales del tejado reflejan las convulsiones rosadas y grises del cielo y, en la extensa línea de ventanales, se van iluminando los interiores: una lámpara, una mesa puesta para la cena, el respaldo gris de un sofá... Con la caída del sol arriban rachas de frío, pero la chimenea arde con energía delante de un largo sofá violeta que invita a un respiro de tibieza. El negro del tejado ha entrado en los interiores, tiñendo la madera del techo y el pavimento asfáltico que se prolonga por toda la casa.

La planta alargada se extiende entre el estar y el comedor, en un extremo, y una librería, en el otro. En medio, a lo largo de un pasillo acristalado, los dormitorios. La zona social alrededor de la chimenea se encuentra entre dos paredes transparentes, que reciben toda la luz de día, trasmitiendo a las superficies teñidas de negro un brillo mineral. De noche, el efecto cambia: los negros son casi la noche, y el fuego parece alimentar el voltaje de las lámparas.

Loading...