Sigue la corriente

Gerês House, una casa con piscina natural junto a un idílico arroyo de Carvalho Araújo al norte de Portugal

Gerês House

Gerês House

Gerês House

Gerês House

Gerês House

Gerês House

Gerês House

Gerês House

Gerês House

Gerês House

Gerês House

Gerês House

Gerês House

Gerês House

Gerês House

Gerês House

Gerês House

Gerês House

Gerês House

Gerês House

Gerês House

Gerês House

Gerês House

Gerês House

Galería

La bella frontera de Portugal con Galicia, al norte de Braga, es el escenario donde se levanta esa casa, diseño del estudio Carvalho Araújo, con estudio en esta ciudad y São Paulo (Portugal). Previamente se levantaba otra casa que no soportó las condiciones orográficas de la finca y hubo que tirar ante la inminencia de ruina. La que ahora la sustituye supo en cambio aprovecharlas –un terreno escarpado por el que cruza un arroyo– y así surgió un idílico retiro en el que la arquitectura contemporánea supo aliarse con la naturaleza gracias a la virtud de la sencillez.

Se trata de una casa mirador que convirtió el estanque original, al pie de la misma, en una gran piscina natural. Para no interrumpir esas magníficas vistas, la entrada es por detrás del gran bloque de hormigón que constituye su estructura, que busca emparejarse con la roca de la montaña.

La nueva construcción evita una programa convencional y ofrece espacios grandes, funcionales y polivalentes, donde placer y trabajo se mezclan. El espacio social de la casa adquiere especial relevancia, materializado en una gran sala central con un sufrido piso de microcemento que se extiende al exterior a través de una gran terraza. En una de sus esquinas se encuentra uno de los rincones más especiales de la vivienda: un fuego a cielo abierto junto a otro estanque, más pequeño, unido por un caminito, donde nos podemos detener a escuchar el crepitar de las llamas, el curso de arroyo o el sonido de las ramas de los árboles agitadas por el viento. ¿Qué hit supera eso? La cocina y los servicios están dispuestos en el mismo piso de la sala de estar y el programa más íntimo –dormitorio y baños– ocupa el segundo nivel, el cual se relaciona con el primero a través de un entrepiso.

Loading...