Serenidad oriental

Una paleta de grises y blancos para darle tono a Casa Chiang, una obra del estudio 2books design en Taiwán

Fotos: moooten studio

1 / 17
A 6163578b. Casa Chiang

1 / 17

Casa Chiang

A 6163508b. Casa Chiang

2 / 17

Casa Chiang

A 6163509b. Casa Chiang

3 / 17

Casa Chiang

A 6163584b. Casa Chiang

4 / 17

Casa Chiang

A 6163588b. Casa Chiang

5 / 17

Casa Chiang

A 6163610b. Casa Chiang

6 / 17

Casa Chiang

A 6163533b. Casa Chiang

7 / 17

Casa Chiang

A 6163574b. Casa Chiang

8 / 17

Casa Chiang

A 6163525b. Casa Chiang

9 / 17

Casa Chiang

A 6163665b. Casa Chiang

10 / 17

Casa Chiang

A 6163563b. Casa Chiang

11 / 17

Casa Chiang

A 6163551b. Casa Chiang

12 / 17

Casa Chiang

A 6163604b copy. Casa Chiang

13 / 17

Casa Chiang

A 6163641b. Casa Chiang

14 / 17

Casa Chiang

A 6163615b. Casa Chiang

15 / 17

Casa Chiang

A 6163631b. Casa Chiang

16 / 17

Casa Chiang

A 6163628b. Casa Chiang

17 / 17

Casa Chiang

Cuando accedió a crear el interiorismo de este apartamento en la ciudad de Hsinchu (Taiwán), el estudio 2books design no tuvo mucho margen de maniobra. Se ubica en un edificio de nueva construcción donde todo estaba muy definido, incluida la distribución. Su objetivo fue entonces “desarrollar un tema común que exhiba el particular estilo de vida del cliente”.

En lo primero que trabajaron fue en la paleta de colores a fin de encontrar una identidad propia en cierto mobiliario de uso cotidiano como el sofá y la mesa de comedor. Con posterioridad, dieron con dos principales notas de color: el gris y el blanco. Se utilizó una jerarquía de gris en diferentes texturas y tonos para armonizar el espacio y el blanco para resaltar los grises.

Las líneas limpias son otro énfasis de este diseño, empleadas para dirigir la visión de sus moradores. En cuanto a la configuración del espacio público, se abrió uno de los dormitorios para su uso como invernadero. El piso también se enriqueció con la inclusión de otros materiales que no estaban previstos en el plano inicial y se instalaron puertas de vidrio de líneas limpias para difuminar los límites, haciendo el espacio público más abierto y flexible.

En el entorno de la cocina la riqueza de materiales es aún mayor; el brillo del mobiliario contrasta vivamente con el suelo de cemento industrial. La combinación de diferentes materiales permitió separar los espacios de nuevo con una visión abierta. La isla se fabricó en acero inoxidable, otra pantalla de color gris. Sus dos paredes de madera le confieren un aspecto estable.

Loading...