El retiro urbano del ciclista

Apartamento rehabilitado en el centro histórico de Barcelona, por el estudio CaSA

David Quesada / Fotos: Roberto Ruiz

1 / 9
7 DSC 5979. Una estructura de barrotes para colgar las bicicletas preside el salón. Las paredes posteriores se han revestido con azulejos Granitogres Architecture Cool Grey de Casalgrande Padana

1 / 9

Una estructura de barrotes para colgar las bicicletas preside el salón. Las paredes posteriores se han revestido con azulejos Granitogres Architecture Cool Grey de Casalgrande Padana

8 DSC 5963. Sofá Costura, de Joan Gasca para Stua. Butaca de fibra vegetal Basket, de Nanna y Jørgen Ditzel para Kettal. A su lado, la mesa auxiliar Mesh, de Patricia Urquiola, de la misma marca. Parquet de roble del fabricante Winco

2 / 9

Sofá Costura, de Joan Gasca para Stua. Butaca de fibra vegetal Basket, de Nanna y Jørgen Ditzel para Kettal. A su lado, la mesa auxiliar Mesh, de Patricia Urquiola, de la misma marca. Parquet de roble del fabricante Winco

40 DSC 5871-2. En el comedor, la mesa Fenix, de Pedrali, con pie dorado personalizado por Zaida Sabatés, y las sillas CH24 Wishbone, de Hans J. Wegner para Carl Hansen & Søn. Junto al sofá, mesa auxiliar redonda con sobre de mármol, de Tripodex

3 / 9

En el comedor, la mesa Fenix, de Pedrali, con pie dorado personalizado por Zaida Sabatés, y las sillas CH24 Wishbone, de Hans J. Wegner para Carl Hansen & Søn. Junto al sofá, mesa auxiliar redonda con sobre de mármol, de Tripodex

22 DSC 6004. El mobiliario de cocina ha sido realizado por TPC. Taburetes Wire, diseño de Cees Braakman y Adriaan Dekker para Pastoe. Lámpara colgante Line C-75, de Onok Lighting

4 / 9

El mobiliario de cocina ha sido realizado por TPC. Taburetes Wire, diseño de Cees Braakman y Adriaan Dekker para Pastoe. Lámpara colgante Line C-75, de Onok Lighting

37 DSC 6106. En el lugar que ocupaba la lavadora en la terraza se ha realizado un asiento de obra. Cojines, de Marimekko

5 / 9

En el lugar que ocupaba la lavadora en la terraza se ha realizado un asiento de obra. Cojines, de Marimekko

42 DSC 6208. Cama Radus, de Habitat. Lámpara Wireflow, de Arik Levy para Vibia

6 / 9

Cama Radus, de Habitat. Lámpara Wireflow, de Arik Levy para Vibia

43 DSC 6213. Mesa auxiliar con sobre de mármol, de Tiptoe. Lámpara Cesta, de Miguel Milá, editada por Santa & Cole. Butaca Jed, de David Irwin para Habitat

7 / 9

Mesa auxiliar con sobre de mármol, de Tiptoe. Lámpara Cesta, de Miguel Milá, editada por Santa & Cole. Butaca Jed, de David Irwin para Habitat

34 DSC 6162. Lavamanos exento Note 40, de Unisan. Grifería Flow, de Waterevolution

8 / 9

Lavamanos exento Note 40, de Unisan. Grifería Flow, de Waterevolution

31 DSC 6149. En la ducha, las ilustraciones "Cuervo" y "Ardilla" de Pau Sanz i Vila

9 / 9

En la ducha, las ilustraciones "Cuervo" y "Ardilla" de Pau Sanz i Vila

A dos pasos del centro histórico de la ciudad, con una rica vida de barrio y un majestuoso mercado municipal decimonónico que cuando acabe su largo proceso de rehabilitación le disputará al de la Boquería el protagonismo turístico, Sant Antoni, en la izquierda del Eixample barcelonés, es desde hace tiempo territorio abonado para aquellos jóvenes urbanitas con posibles que buscan un espacio moderno a partir de la transformación de las antiguas viviendas de finales del siglo XIX y comienzos del XX.

El caso que nos ocupa es de manual: un piso compartimentado a la antigua usanza que ha dado paso a una planta abierta, con una zona de día diáfana y dos dormitorios en la parte posterior. El proyecto del estudio Colombo & Serboli Architecture (CaSA) para un soltero apasionado del ciclismo y del diseño tuvo que afrontar para ello una transformación a fondo que afectó a gran parte de la estructura, ya que en este tipo de viviendas los tabiques suelen actuar como paredes de carga.

El elemento más distintivo del espacio es la estructura de barrotes junto a la puerta de entrada que sirve de soporte para las bicicletas. Por detrás de esta pieza, y creando una continuidad a lo largo de uno de los lados de la vivienda, una pared de baldosas de 30 x 30 cm que se extiende por un lado hasta la cocina –abierta al salón– y por el otro hasta la zona privada, culminando en el baño en formato de 10 x 10 cm.

La pequeña terraza que da al interior de manzana, que previamente se había cerrado y transformado en baño y lavadero, se ha recuperado como un coqueto rincón al aire libre, proporcionando además abundante luz natural al salón. El espacio donde antes estaba la lavadora se ha convertido en un asiento de obra.

El acceso al dormitorio principal y el de invitados se realiza a través de dos dobles puertas originales con molduras que fueron recuperadas. Las habitaciones son luminosas y espaciosas, revestidas con el mismo parqué de roble de la zona de día.

Loading...