René Redzepi, pillado en su salsa

La casa del chef en Copenhague es una extensión natural de su famoso restaurante Noma

Ángels Manzano / Fotos: Pernille Kaalund

1 / 8
Rene-Redzepi1. La cocina es el centro neurálgico de la casa. "Tiene espacio suficiente para hacer lo que nos apetezca en ella", afirma René Redzepi. El pasado del lugar se deja ver en elementos como las recias vigas de madera

1 / 8

La cocina es el centro neurálgico de la casa. "Tiene espacio suficiente para hacer lo que nos apetezca en ella", afirma René Redzepi. El pasado del lugar se deja ver en elementos como las recias vigas de madera

Rene-Redzepi8. Esta es una casa intergeneracional, habitada por el chef danés, su mujer Nadine, sus tres hijas y la madre de ella

2 / 8

Esta es una casa intergeneracional, habitada por el chef danés, su mujer Nadine, sus tres hijas y la madre de ella

Rene-Redzepi9. El hogar de Redzepi transmite la misma naturalidad que imprime a sus platos, elaborados con productos de proximidad

3 / 8

El hogar de Redzepi transmite la misma naturalidad que imprime a sus platos, elaborados con productos de proximidad

REne-Redzepi6. Al tener gruesas paredes irregulares y carecer de sótano, el cocinero y su mujer tuvieron que idear soluciones alternativas de almacenamiento, como este carro con ruedas que hace las veces de armario para la vajilla

4 / 8

Al tener gruesas paredes irregulares y carecer de sótano, el cocinero y su mujer tuvieron que idear soluciones alternativas de almacenamiento, como este carro con ruedas que hace las veces de armario para la vajilla

Rene-Redzepi2. La habitación principal se encuentra bajo la cubierta inclinada, caldeada por una chimenea cerrada

5 / 8

La habitación principal se encuentra bajo la cubierta inclinada, caldeada por una chimenea cerrada

Rene-Redzepi5. La mayor parte del mobiliario procede de hallazgos en mercadillos de pulgas

6 / 8

La mayor parte del mobiliario procede de hallazgos en mercadillos de pulgas

Rene-Redzepi4. Los suelos de madera son de la firma Dinesen. "La sensación que transmiten estos suelos es tan agradable, que la mayor parte del tiempo caminamos sobre ellos con los pies descalzos"

7 / 8

Los suelos de madera son de la firma Dinesen. "La sensación que transmiten estos suelos es tan agradable, que la mayor parte del tiempo caminamos sobre ellos con los pies descalzos"

Rene-Redzepi3. Las dos hijas mayores del matrimonio, Arwen y Genta, duermen en un altillo de su habitación de juegos

8 / 8

Las dos hijas mayores del matrimonio, Arwen y Genta, duermen en un altillo de su habitación de juegos

Con la misma intuición, imaginación y buen gusto que el chef René Redzepi elabora las aclamadas recetas de su restaurante Noma –proclamado el mejor restaurante del mundo durante cuatro años– ha convertido lo que fue una herrería del siglo XVII en un hogar multigeneracional que comparte con su mujer Nadine, sus tres hijas y la madre de ella. La casa se encuentra en Christianshavn, barrio de Copenhague inspirado en las ciudades holandesas, con sus canales, y que entre otras curiosidades acoge la “república independiente” de Christiania, una comuna hippy instaurada hace cincuenta años en el corazón de la capital danesa.

Cuando René y Nadine compraron esta casa, a solo unos minutos a pie de su restaurante, decidieron no seguir ningún estilo concreto ni pidieron ayuda profesional a un arquitecto: en lugar de ello trabajaron mano a mano con un carpintero que ha construido la casa natural que deseaban. La madera de la firma Dinesen elegida para vestir los suelos, los acabados artesanos y las piezas de mobiliario y decoración que han ido cazando en mercadillos de pulgas consiguen que estos interiores transmitan la personalidad de esta familia.

Como era de esperar, la cocina es el centro neurálgico de la zona de día; una planta abierta con un equipamiento que delata que aquí se cocina mucho (son seis en casa), mientras las niñas juegan o hacen los deberes en la mesa multifuncional situada cerca de los fogones. Los vestigios del pasado se dejan ver en elementos como la chimenea de hierro, en la inclinación que presentan algunas de las paredes, en las imponentes vigas de madera que enriquecen los techos o en la encantadora simplicidad de la empinada escalera que lleva a los dormitorios.

Loading...