Renacimiento medieval en Italia

Serena rehabilitación de restos de casas conectadas bajo tierra en Urbino (Italia), por el estudio de Gardini Gibertini

Fotos: Ezio Manciucca

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Casa AP Urbino

Galería

Rehabilitada por el estudio de arquitectura de Gardini Gibertini, Casa AP supone el renacimiento de una antigua aldea rural situada en la cima de una colina de Urbino (Italia). El nuevo sistema de edificios se asienta sobre restos antiguos que datan de las comunas medievales. Vinculadas entre sí bajo tierra, las estructuras descansan sobre una plataforma de hormigón rojo (38 x 20 m) que domina el paisaje circundante. El núcleo de las viviendas vuelve a darle al paisaje su papel protagonista estableciendo a su vez un diálogo directo y empático entre los nuevos edificios y la estratificación histórica, que se vinculan con la naturaleza como artefactos puros, discretos y silenciosos.

Si el proyecto, con sus composiciones arquitectónicas y rigor, interpreta fielmente los estética de esta región italiana, en el interior, tanto materiales como diseño de planta y mobiliario, se reivindica una patente modernidad.

La estructura de hormigón armado del perímetro interior crea un espacio para que la luz natural inunde y libere el volumen de cualquier otro elemento que soporte la carga. Para evitar el estacionamiento de automóviles en el jardín, la entrada principal se encuentra en el gran garaje del sótano. En el nivel inferior, además de las áreas de servicio, se encuentran diversos espacios de ocio: una sala de cine, el gimnasio y el spa y una galería de exposiciones en la conexión entre el edificio principal y su anexo. Desde el sótano, la escalera conduce directamente al corazón del edificio principal, donde la vista se abre sobre el impresionante paisaje montañoso y el área de la piscina. La planta baja, totalmente proyectada hacia el exterior, no tiene una solución de continuidad con el jardín: integra la sala de estar, el comedor, la cocina y un estudio privado.

En el primer piso, dispuesto en torno a un gran balaustrada, se sitúa el dormitorio principal y dos habitaciones dobles con baño. Los muebles, diseñados GGA con madera de nogal, dan orden al conjunto y ocultan los componentes de servicio. El anexo, con su estructura de madera, evoca el granero tan común de este paisaje. Un tercer edificio está situado en una pequeña colina artificial. En su sótano hay un depósito para el equipo de jardinería y una barbacoa en la planta baja. Esta parte del jardín, con su geometría de acero corten, quiere romper con la severidad de toda la composición al aire libre.

El suministro de energía, que es sólo eléctrico, está garantizado por un sistema fotovoltaico escondido en los terrenos de la propiedad y situado a una distancia prudente de los edificios.

Loading...