Regreso al futuro

Casa en Carinthia (Austria), de estudio Projecta01

Fotos: Eugeni Pons

1 / 7
La casa presenta por fuera una composición de planos fragmentados revestidos con hormigón, cristal y fibra de vidrio

1 / 7

La casa presenta por fuera una composición de planos fragmentados revestidos con hormigón, cristal y fibra de vidrio

AyD-Carinthia A0134327. El modo irregular en que el tapiz de césped y el pavimento se recortan y alternan en el jardín, así como la pérgola, se relaciona con la geometría quebrada del edificio. Las chaise-longues son de Minotti

2 / 7

El modo irregular en que el tapiz de césped y el pavimento se recortan y alternan en el jardín, así como la pérgola, se relaciona con la geometría quebrada del edificio. Las chaise-longues son de Minotti

AyD-Carinthia A0134252. La estructura perforada de fibra de vidrio de la cubierta modula los efectos de luz y de sombra en los interiores. La fotografía de los bañistas es de Massimo Vitali. En la pared opuesta, una obra de Peter Kaimer

3 / 7

La estructura perforada de fibra de vidrio de la cubierta modula los efectos de luz y de sombra en los interiores. La fotografía de los bañistas es de Massimo Vitali. En la pared opuesta, una obra de Peter Kaimer

AyD-Carinthia A0134286. En el salón impera un código cromático en el que se combina el beige de los sofás, de Minotti, y el azul del resto de las tapicerías y cojines

4 / 7

En el salón impera un código cromático en el que se combina el beige de los sofás, de Minotti, y el azul del resto de las tapicerías y cojines

AyD-Carinthia A1697. En las paredes de la casa cuelgan obras de pintores austríacos, como la que decora el comedor, de Otto Mühl. La mesa es un diseño de los arquitectos

5 / 7

En las paredes de la casa cuelgan obras de pintores austríacos, como la que decora el comedor, de Otto Mühl. La mesa es un diseño de los arquitectos

AyD-Carinthia A1703. Presidiendo el salón, un cuadro del artista Herbert Brandl. La lámpara de pie es de lampes-allumette.com. Puf y alfombra, de Minotti

6 / 7

Presidiendo el salón, un cuadro del artista Herbert Brandl. La lámpara de pie es de lampes-allumette.com. Puf y alfombra, de Minotti

AyD-Carinthia A0134257. Butacas Bao, diseño de EOOS para Walter Knoll. Alfombra Ily, de B.I.C. Carpets. Junto a la cama, una obra de Otto Zitko. En la terraza, la tumbona Lounge Little L, de Royal Botania

7 / 7

Butacas Bao, diseño de EOOS para Walter Knoll. Alfombra Ily, de B.I.C. Carpets. Junto a la cama, una obra de Otto Zitko. En la terraza, la tumbona Lounge Little L, de Royal Botania

Desde el lago parece la quilla nacarada de un yate aerodinámico varado junto a la orilla, o el casco de una nave surgida de un ensueño futurista y posada entre los árboles. Tales son la sensación de asombro y el aguijón de curiosidad que provoca esta casa de veraneo, situada en la región austríaca de Carinthia y diseñada por la arquitecta María Planegger, del estudio Projecta01.

Se trata de un proyecto arquitectónico complejo, casi un surtidor de ideas, con un tratamiento material y formal de los exteriores del edificio –construido con hormigón y revestido con elementos de fibra de vidrio– que resuelve múltiples cuestiones a la vez, respecto de las fachadas en sí mismas y de sus efectos sobre los espacios interiores.

Lo veamos desde lejos avanzando desde el agua, desde la calle o desde las casas vecinas, el edificio se muestra como metáfora de una nave y –a medida que nos acercamos– se metamorfosea en una geometría que aquí es un porche, allí un palio de sombra seguido de un chorro de luz cenital, o un pasillo de madera y vidrio que parece un escenario cubista.

Líneas irregulares, cortes netos al bies, planos inclinados y plegables, superficies rayadas o con un sarpullido de pequeñas perforaciones, un tejado poligonal… La comparación con un barco o un artefacto volador no tiene intención poética ni alude a un tipo de arquitectura pintoresca y mimética, sino, en todo caso, a su semejanza con una máquina. Así como las formas del avión y del barco son máquinas diseñadas para cumplir ante todo las funciones de volar y de navegar, esta es una casa de veraneo situada al borde de un lago, y sus materiales y sus formas están determinados por la voluntad del proyecto de instalarse en un paisaje y de elaborar al máximo las relaciones con sus beneficios ambientales –el agua, la luz, el aire, la vegetación...– a través de la audacia y el rigor en el diseño y de la alta tecnología en la elección y el tratamiento duradero de los materiales.

El modo irregular en que, en el jardín, las partes de césped y las del pavimento se recortan y se alternan tiene que ver con la geometría quebrada del volumen de hormigón, madera y cristal. Pero los quiebros y pliegues del edificio formalizan la relación con el paisaje desde el exterior y a la vez cumplen estrictas funciones en el interior, abriendo perspectivas bien planificadas hacia el lago y las montañas, y modulando de una manera minuciosa los efectos de luz y de sombra en cada una de las zonas interiores, a lo largo del día.

Es una casa consciente, por así decir, de su condición y de su situación hasta en los menores detalles, hasta lo microscópico. Y podríamos continuar la comparación con un avión o un barco, máquinas donde hasta cada tuerca importa en su absoluta exactitud. Como un puzle tridimensional, cada una de las piezas encaja a la perfección porque están hechas a medida, desde la mezcla de cemento de las fachadas hasta los picaportes de los cuartos de baño.

Loading...