A piel descubierta

Reforma low cost (y con mucha arte) de un piso histórico en el centro de Palma de Mallorca por Carles Oliver

Fotos: José Hevia

1 / 11
Reforma en Palma de Mallorca. Reforma en Palma de Mallorca por Carles Oliver

1 / 11

Reforma en Palma de Mallorca por Carles Oliver

Reforma en Palma de Mallorca. Reforma en Palma de Mallorca por Carles Oliver

2 / 11

Reforma en Palma de Mallorca por Carles Oliver

Reforma en Palma de Mallorca. Reforma en Palma de Mallorca por Carles Oliver

3 / 11

Reforma en Palma de Mallorca por Carles Oliver

Reforma en Palma de Mallorca. Reforma en Palma de Mallorca por Carles Oliver

4 / 11

Reforma en Palma de Mallorca por Carles Oliver

Reforma en Palma de Mallorca. Reforma en Palma de Mallorca por Carles Oliver

5 / 11

Reforma en Palma de Mallorca por Carles Oliver

Reforma en Palma de Mallorca. Reforma en Palma de Mallorca por Carles Oliver

6 / 11

Reforma en Palma de Mallorca por Carles Oliver

Reforma en Palma de Mallorca. Reforma en Palma de Mallorca por Carles Oliver

7 / 11

Reforma en Palma de Mallorca por Carles Oliver

Reforma en Palma de Mallorca. Reforma en Palma de Mallorca por Carles Oliver

8 / 11

Reforma en Palma de Mallorca por Carles Oliver

Reforma en Palma de Mallorca. Reforma en Palma de Mallorca por Carles Oliver

9 / 11

Reforma en Palma de Mallorca por Carles Oliver

Reforma en Palma de Mallorca. Reforma en Palma de Mallorca por Carles Oliver

10 / 11

Reforma en Palma de Mallorca por Carles Oliver

Reforma en Palma de Mallorca. Reforma en Palma de Mallorca por Carles Oliver

11 / 11

Reforma en Palma de Mallorca por Carles Oliver

Ante grandes problemas, grandes remedios. El estudio de Carles Oliver apenas disponía de presupuesto para rehabilitar este piso del centro histórico de Palma de Mallorca y la mejor solución que se le ocurrió fue no hacer nada, o casi. Lo consideró así un “ensayo de soluciones de bajo coste para poner en activo las viviendas vacías del parque edificado para facilitar el acceso a la vivienda”. Y sin embargo, otro requisito del proyecto fue utilizar materiales ecológicos y locales, más caros que los convencionales.

“Esta reforma se ha realizado utilizando casi exclusivamente martillo y cincel eliminando falsos techos y tabiques innecesarios para el nuevo programa, lo que ha permitido invertir todo el gasto en mejora de eficiencia energética”, explican desde el estudio. Otro secreto del proyecto es que la obra se realizó a cambio de alquilar el piso por el mínimo legal de tres años.

En total, el coste de la obra fue de 18.000 euros, de los que 6.000 se destinaron a la rehabilitación del interior y 12.000 a eficiencia energética aislando el tejado con una capa de 10 centímetros de corcho natural y con calor mediante estufa de pellets. Como advierten del estudio, “eliminar revestimientos como el falso techo es muy útil como mínimo para comprobar el estado de la estructura y aumentar la altura libre”.

Además sirvió para descubrir la "arqueología" del edificio. En la sala han quedado al descubierto las vigas, la jácena y las tres hiladas inclinadas de piedra arenisca que cuentan cómo la estructura de un porche se reutilizó para soportar el nueva tejado de la vivienda a finales de siglo XIX. “Nada se tiraba; solo se cambiaba de lugar”. Otra anécdota: se pidió al calculista la solución más sencilla para abrir un agujero:

–Calculista: "Lo más barato es abrir el agujero con forma de arco, pero como a los arquitectos no os gustan, podéis colocar un dintel metálico o malla de fibra de carbono, lo que queráis".

–DF: "¿De qué estamos hablando?"

–Ca: "Mil-quinien"

–DF: "... Arco fijo!"

Loading...