Nacieron en el Mediterráneo

Casa de la Brisa, en Castellón, de Fran Silvestre Arquitectos

David Quesada / Fotos: Diego Opazo

1 / 10
FRAN SILVESTRE ARQUITECTOS BREEZE HOUSE 005. La casa se asienta sobre un podio revestido con piedra cuarcita Chennai de l'Antic Colonial

1 / 10

La casa se asienta sobre un podio revestido con piedra cuarcita Chennai de l'Antic Colonial

FRAN SILVESTRE ARQUITECTOS BREEZE HOUSE 001. La casa la conforman dos volúmenes maclados que generan una única planta. Una escalera interior conduce a la terraza superior

2 / 10

La casa la conforman dos volúmenes maclados que generan una única planta. Una escalera interior conduce a la terraza superior

FRAN SILVESTRE ARQUITECTOS BREEZE HOUSE 002. El volumen apaisado que contiene la zona de día se ahueca para generar un porche corrido, separado del interior por correderas de cristal

3 / 10

El volumen apaisado que contiene la zona de día se ahueca para generar un porche corrido, separado del interior por correderas de cristal

FRAN SILVESTRE ARQUITECTOS BREEZE HOUSE 014. Butaca de la colección Blau, diseño de Fran Silvestre Arquitectos para Gandía Blasco

4 / 10

Butaca de la colección Blau, diseño de Fran Silvestre Arquitectos para Gandía Blasco

FRAN SILVESTRE ARQUITECTOS BREEZE HOUSE 015. Salón, comedor y cocina comparten un espacio diáfano. En el comedor, la mesa Tense, de Piergiorgio y Michele Cazzaniga para MDF IT, y las sillas Aluminium Group, diseño de los Eames que edita Vitra

5 / 10

Salón, comedor y cocina comparten un espacio diáfano. En el comedor, la mesa Tense, de Piergiorgio y Michele Cazzaniga para MDF IT, y las sillas Aluminium Group, diseño de los Eames que edita Vitra

breeze house. Las puertas de paso y la carpintería interior son de DM lacado blanco. Los suelos son de porcelánico pulido Town White de Grupo Porcelanosa

6 / 10

Las puertas de paso y la carpintería interior son de DM lacado blanco. Los suelos son de porcelánico pulido Town White de Grupo Porcelanosa

FRAN SILVESTRE ARQUITECTOS BREEZE HOUSE 023. El bloque del mobiliario de cocina actúa como elemento separador del resto de la zona de día. Se ha realizado con el modelo Emotions E5.90, de la firma Gamadecor. Encimera de Krion, de la firma Systempool (Grupo Porcelanosa)

7 / 10

El bloque del mobiliario de cocina actúa como elemento separador del resto de la zona de día. Se ha realizado con el modelo Emotions E5.90, de la firma Gamadecor. Encimera de Krion, de la firma Systempool (Grupo Porcelanosa)

FRAN SILVESTRE ARQUITECTOS BREEZE HOUSE 027. La habitación principal mantiene la visión del jardín a la vez que preserva su intimidad

8 / 10

La habitación principal mantiene la visión del jardín a la vez que preserva su intimidad

FRAN SILVESTRE ARQUITECTOS BREEZE HOUSE 029. Las zonas húmedas sirven para diferenciar la zona de día del área más privada

9 / 10

Las zonas húmedas sirven para diferenciar la zona de día del área más privada

FRAN SILVESTRE ARQUITECTOS BREEZE HOUSE 030. El lavamanos también es de Krion. Griferías Study, de TRES

10 / 10

El lavamanos también es de Krion. Griferías Study, de TRES

Hay una expresión catalana muy típica que dice "roda el món i torna al born". Viene a significar que es bueno tener inquietud por ver mundo y conocer cosas nuevas, pero que finalmente uno acaba regresando a casa, con los suyos y las cosas que conoce. Es algo así como la versión levantina de la morriña gallega, la nostalgia del hogar que nunca deja a las personas con raíces.

Viene esta introducción al pelo porque algo similar debió experimentar la pareja que encargó a Fran Silvestre Arquitectos esta casa. Tras una vida en el centro de Europa, decidieron regresar al Mediterráneo, a su luz, sus paisajes y, especialmente, al escenario donde transcurrieron los veranos de su infancia.

Para dar forma a este retorno a casa, los arquitectos reinterpretaron una villa del siglo pasado que caracteriza esta zona costera en la playa de Castellón. Para ello, la propuesta actualiza los elementos empleados en las construcciones colindantes como las celosías que constituyen las vallas y los porches en sombra ligeramente por encima de la cota de la calle.

La Casa de la Brisa –así se llama el proyecto– se configura con dos volúmenes que se maclan formando una única planta. De esta forma se acota la escala del porche permitiendo un adecuado control del intenso sol y se dota de privacidad a la habitación principal, aunque mantiene la visión del jardín. Las zonas húmedas diferencian la zona de día de la noche. En los interiores, de un blanco casi níveo gracias a los revestimientos de enlucido de yeso y porcelánico, la luz natural reverbera y crea una atmósfera serena, casi monacal.

Una escalera permite subir a la terraza superior en la que disfrutar sobre todo de las noches de verano. Un lugar desde el que poder ver el mar que se siente por la brisa y recuperar esas sensaciones íntimas de la infancia, cuando las jornadas de estío transcurrían felices entre el sol, la arena y la playa.

Loading...