Mini vacaciones en Grecia

El estudio Mandalaki se las ingenia para que no falte de nada en el proyecto Monocabin, de 26 m2, que empieza su andadura en la isla de Rodas

1 / 12

1 / 12

Monocabin, por Mandalaki Design Studio.

2 / 12

Monocabin, por Mandalaki Design Studio.

3 / 12

Monocabin, por Mandalaki Design Studio.

4 / 12

Monocabin, por Mandalaki Design Studio.

5 / 12

Monocabin, por Mandalaki Design Studio.

6 / 12

Monocabin, por Mandalaki Design Studio.

7 / 12

Monocabin, por Mandalaki Design Studio.

8 / 12

Monocabin, por Mandalaki Design Studio.

9 / 12

Monocabin, por Mandalaki Design Studio.

10 / 12

Monocabin, por Mandalaki Design Studio.

11 / 12

Monocabin, por Mandalaki Design Studio.

12 / 12

Monocabin, por Mandalaki Design Studio.

"Nuestro sueño era construir un objeto de diseño modular y habitable que pudiéramos colocar en cualquier parte del mundo. Pero la historia tenía que comenzar en la isla griega de Rodas por ser donde nací", cuenta del proyecto George Kolliopoulos, cofundador del estudio Mandalaki. El proyecto Monocabin nació también de la necesidad de crear un refugio "para volver a uno mismo" y tiene además un objetivo altruista: se ofrece como residencia para artistas y diseñadores en temporada baja y parte de los ingresos se donan a la Fundación Leonardo di Caprio que se dedica, como el espacio sí mismo, a la protección de "ecosistemas y comunidades" por todo el planeta.

De 26 metros cuadrados y rodeada de un jardín de 160, Monocabin se encuentra a corta distancia del aeropuerto de Rodas, la isla más grande del Dodecaneso, y a solo 200 metros de la playa. En ese pequeño espacio se encuentran piezas de diseño a la venta como las lámparas solares insertadas en el suelo o el mueble de mármol de la entrada donde dejar, por ejemplo, las llaves. Funciona, por tanto, como una mini galería de diseño. Cada mueble está concebido a medida para hacer de la casa el mejor lugar posible para pasar unos días sin nada de que preocuparse. "Nada es chillón ni pretendemos que desentone, porque nuestra mayor satisfacción es que el huésped volviera en repetidas ocasiones al considerarla casi su casa", explica Kolliopoulos

Monocabin se "baña" en el agreste paisaje circundante, cubierto de pinos y olivos, y fuerza más a estar fuera que dentro, gracias a que las sombras se han estudiado tanto como todo lo demás. Pero es que en un entorno así y, cuando se está de vacaciones de verano, las necesidades bajo techo son las mínimas. La misma ducha tiene otra versión fuera de la casa. Funcionalidad y simplicidad son, en definitiva, los vectores que mandan en esta edificación que sabe interpretar con gran astucia y en clave contemporánea el estilo de vida mediterráneo.

Loading...