Más lejos, imposible

Casa Scrubby Bay en Nueva Zelanda, de Andrew Patterson

Cristina Ros Pou / Fotos: Greg McKenzie, Stephen Goodenough y Simon Devitt

1 / 14
Scrubby-Bay- -Photo-by-Stephen-Goodenough-(2). El acceso a la casa solo puede realizarse en helicóptero o a través de una vía agrícola

1 / 14

El acceso a la casa solo puede realizarse en helicóptero o a través de una vía agrícola

Scrubby-Bay Photo-by-Greg-McKenzie. La silueta horizontal de la casa recorta la costa del Pacífico

2 / 14

La silueta horizontal de la casa recorta la costa del Pacífico

Scrubby-Bay- -Photo-by-Greg-McKenzie-(1). El referente arquitectónico de una granja incluía techos de gran altura

3 / 14

El referente arquitectónico de una granja incluía techos de gran altura

Scrubby-Bay Photo-by-stephen-goodenough. La terraza es la mejor opción de entretenimiento al acabar el día

4 / 14

La terraza es la mejor opción de entretenimiento al acabar el día

Scrubby-Bay- -Photo-by-Stephen-Goodenough. Los portalones de las ventanas recrean los de las viviendas rurales

5 / 14

Los portalones de las ventanas recrean los de las viviendas rurales

X2701. La chimenea está construida con piedras de la cantera de la estación

6 / 14

La chimenea está construida con piedras de la cantera de la estación

X2244. Los únicos 'intrusos' son los surfistas que se acercan los fines de semana

7 / 14

Los únicos 'intrusos' son los surfistas que se acercan los fines de semana

Scrubby-Bay- -Photo-by-Stephen-Goodenough-(3). El lavamanos y la bañera se han colocado de tal manera que dan metros de profundidad al baño

8 / 14

El lavamanos y la bañera se han colocado de tal manera que dan metros de profundidad al baño

Scrubby-Bay Photo-by-Simon-Devitt. Las lamas de madera conforman la vivienda. En el exterior, madera de cedro

9 / 14

Las lamas de madera conforman la vivienda. En el exterior, madera de cedro

X2412. Vista trasera, desde donde se aprecia el juego de simetrías

10 / 14

Vista trasera, desde donde se aprecia el juego de simetrías

X2527. El techo abuhardillado a lo largo de la casa recrea la idea de vivienda rural en todo momento

11 / 14

El techo abuhardillado a lo largo de la casa recrea la idea de vivienda rural en todo momento

X2532. La decoración incluye iluminación y muebles a medida en sintonía con el entorno

12 / 14

La decoración incluye iluminación y muebles a medida en sintonía con el entorno

Scrubby-Bay- -Photo-by-Greg-McKenzie-(2). Aun tratándose de una casa de madera se han abierto grandes ventanales para favorecer la entrada de la luz natural

13 / 14

Aun tratándose de una casa de madera se han abierto grandes ventanales para favorecer la entrada de la luz natural

Scrubby-Bay- -Photo-by-Stephen-Goodenough-(1). Uno de los placeres de la casa consiste en darse un baño con vistas al océano

14 / 14

Uno de los placeres de la casa consiste en darse un baño con vistas al océano

En la costa de Nueva Zelanda se ha construido esta casa en la que se pretende recrear la vida en una granja. Situada frente al océano, es la única construcción que hay en la bahía, lo que le otorga un aire de exclusividad. Una sola vivienda, diseñada con sutilidad por el arquitecto Andrew Patterson, con vistas a una playa a la que acuden los surfistas los fines de semana.

La Scrubby Bay está pensada para vivir una experiencia de desconexión. ¿Quién no ha soñado con bajarse por un rato de la vida moderna y sumergirse, aunque sea solo por unos días, en una atmósfera rural? En esta vivienda, el cuento se hace realidad.

Para ello, el arquitecto Andrew Patterson ha recurrido a las grandes dimensiones, a los espacios amplios. Una enorme construcción con doble tejado que cuenta con tres habitaciones con vistas al océano y que se ha construido con distintos tipos de madera, de cedro para el exterior y de roble para el suelo. La sensación de sentirse en una cabaña es inevitable, con su parte de confort y la idea de libertad que le acompaña.

A este confort contribuyen también la chimenea que preside el salón –construida a partir de piedras de la cantera de la estación– y todos los accesorios diseñados a medida: herrajes para puertas, muebles e iluminación, parrillas de roble y manijas...

La Scrubby Bay puede acoger hasta 12 miembros de una o varias familias. Una vez allí, la desconexión es total. Hasta el punto de que solo se puede llegar mediante un helicóptero, que despega del aeropuerto de Christchurch, o a través de una vía agrícola.

En el exterior de la casa, una zona de spa invita al relax. A la contemplación del paisaje. Un espectáculo emocionante que nos devuelve el encanto de lo natural. Y que también es testimonio de las múltiples actividades costeras que pueden realizarse durante el día, aunque solo sea por el placer de volver a cubierto.

Loading...