Vacíos que nos llenan

Casa en la sierra de Grândola (Portugal), de ColectivArquitectura

Fotos: Eugeni Pons

1 / 9
00433150. La ubicación de la casa, ligeramente elevada sobre el terreno, permite disfrutar de amplias panorámicas de las suaves colinas que la rodean. Terrazas de hormigón y de tarima de pino flanquean la piscina infinity

1 / 9

La ubicación de la casa, ligeramente elevada sobre el terreno, permite disfrutar de amplias panorámicas de las suaves colinas que la rodean. Terrazas de hormigón y de tarima de pino flanquean la piscina infinity

00433153. El hueco entre los volúmenes que componen la casa genera un porche central descubierto, donde se ha colocado un comedor exterior. La tumbona la ha realizado un carpintero local

2 / 9

El hueco entre los volúmenes que componen la casa genera un porche central descubierto, donde se ha colocado un comedor exterior. La tumbona la ha realizado un carpintero local

00433141. Volúmenes puros, interiores sobrios, blanco inmaculado. Esta casa de ColectivArquitectura, con interiorismo de José Luís Barbosa, apela a un lenguaje despojado para crear un espacio honesto con la calma del lugar

3 / 9

Volúmenes puros, interiores sobrios, blanco inmaculado. Esta casa de ColectivArquitectura, con interiorismo de José Luís Barbosa, apela a un lenguaje despojado para crear un espacio honesto con la calma del lugar

00433149. Los sofás tapizados de lino son un diseño de José Luís Barbosa. Las butacas de madera son piezas vintage adquiridas en un rastro de París. Mesa de centro con estructura de hierro y sobre de pizarra. Alfombra de lana procedente de Marruecos

4 / 9

Los sofás tapizados de lino son un diseño de José Luís Barbosa. Las butacas de madera son piezas vintage adquiridas en un rastro de París. Mesa de centro con estructura de hierro y sobre de pizarra. Alfombra de lana procedente de Marruecos

00433154. Salón y comedor comparten una misma estancia, amplia y comunicada con la terraza a través de un gran hueco apaisado. Todos los materiales empleados (hormigón, madera, hierro, piedra, tejidos naturales...) guardan coherencia con la idea de autenticidad que busca el proyecto

5 / 9

Salón y comedor comparten una misma estancia, amplia y comunicada con la terraza a través de un gran hueco apaisado. Todos los materiales empleados (hormigón, madera, hierro, piedra, tejidos naturales...) guardan coherencia con la idea de autenticidad que busca el proyecto

00433207 O. La cocina ocupa el cuerpo central, flanqueado por la zona de día y el volumen que acoge los dormitorios. En la página opuesta, la butaca y el reposapiés Kalos, diseño de Antonio Citterio para Maxalto

6 / 9

La cocina ocupa el cuerpo central, flanqueado por la zona de día y el volumen que acoge los dormitorios. En la página opuesta, la butaca y el reposapiés Kalos, diseño de Antonio Citterio para Maxalto

00433151. Artesanía y espíritu retro se acomodan en esta arquitectura rigurosa. La mesa que preside el comedor es un diseño de José Luís Barbosa realizada con base de hormigón y sobre de pino. Sillas de los años setenta

7 / 9

Artesanía y espíritu retro se acomodan en esta arquitectura rigurosa. La mesa que preside el comedor es un diseño de José Luís Barbosa realizada con base de hormigón y sobre de pino. Sillas de los años setenta

00433157. El aparador de hierro y cristal y la mesilla de noche, con estructura de hierro y sobre de MDF lacado negro, son un diseño de José Luís Barbosa. La ropa de cama es de las firmas Caravane y Merci

8 / 9

El aparador de hierro y cristal y la mesilla de noche, con estructura de hierro y sobre de MDF lacado negro, son un diseño de José Luís Barbosa. La ropa de cama es de las firmas Caravane y Merci

00433200 O. Una composición de paralelepípedos ordena espacios llenos y vacíos, creando pequeños patios que prolongan las zonas interiores en el exterior

9 / 9

Una composición de paralelepípedos ordena espacios llenos y vacíos, creando pequeños patios que prolongan las zonas interiores en el exterior

El cielo parece curvarse como una cúpula inmensa azul claro, con un tono tenue como de porcelana. El paisaje es espacioso, todo alrededor de la casa: prados verdes, colinas suaves, océano y cielo, todo reunido en la línea del horizonte. Como resulta fácil de imaginar, el terreno ha sido escogido para disfrutar del paisaje, en toda su plenitud, tanto en la piscina y en la amplia explanada exterior de madera, como en los interiores. Pero no solo es “bello” este paisaje localizado en la sierra portuguesa de Grândola.

El estudio ColectivArquitectura, antes de trazar la primera línea del proyecto, dedicó atención a los rasgos del paisaje, definido como “sereno, puro, na-tural y contemplativo”. La casa, pues, tendría que congeniar con ese espíritu, corresponder con sus formas a esos rasgos del lugar. Una composición de paralelepípedos ordena espacios llenos y vacíos, creando pequeños patios que prolongan las zonas interiores en el exterior. Es decir, llevando a un breve espacio al aire libre escenas de estancia interior. Por lo demás, esta alternancia de llenos y vacíos a distinta altura propicia perspectivas visuales del interior y del exterior, planos de luz de proporciones rigurosas que dibujan geometrías cambiantes según las horas del día. Y según la hora, por cierto, es posible utilizar un patio como comedor tanto al mediodía (extendiendo un toldo de tejido natural sobre la mesa) como de noche (retirando el toldo y encendiendo la lámpara con pantalla de caña).

La misma simbiosis con el paisaje se produce en los interiores. La gran sala (con dos zonas sutilmente diferenciadas) está entregada –a través de cristales correderos– a la contemplación panorámica. Tan importante como el dibujo arquitectónico (los llenos y vacíos en paralelepípedo) son los materiales que recubren, visten y matizan las formas. Con maderas, cemento, hierro, piedra, algodones, linos y mimbres se ha diseñado el interiorismo, en armonía con las paredes blancas, puras y rigurosas. Los autores han establecido aquí un diálogo cotidiano entre una concepción contemporánea de la arquitectura y opciones decorativas que combinan objetos de índole artesanal con elementos de diseño sofisticado y alusiones al mundo vintage. Al otro de lado de la casa (fachada blanca sin casi aberturas) se extiende un prado en declive, completamente cubierto de flores amarillas.

Loading...