Las casas radicales de Solo Houses

El estudio belga KGDVS levanta la segunda vivienda de este singular proyecto en un parque natural al sur de Tarragona

Txema Ybarra / Fotos: Bas Princen

La casa del estudio KGDVS se integra al máximo en la reserva natural de Los Puertos de Beceite

La casa del estudio KGDVS se integra al máximo en la reserva natural de Los Puertos de Beceite

La casa de planta circular encierra un patio con piscina

La casa de planta circular encierra un patio con piscina

Su techo tiene un diámetro de 40 metros

Su techo tiene un diámetro de 40 metros

La casa se divide en cuatro zonas sustentadas en ocho pilares

La casa se divide en cuatro zonas sustentadas en ocho pilares

Toda la vivienda es un mirador al paisaje

Toda la vivienda es un mirador al paisaje

El proyecto de Solo Houses busca encontrar la conexión entre arquitectura y arte

El proyecto de Solo Houses busca encontrar la conexión entre arquitectura y arte

La vivienda se divide en la zona de estar, la de noche, la casa de invitados y la caseta de la piscina

La vivienda se divide en la zona de estar, la de noche, la casa de invitados y la caseta de la piscina

La cocina busca inspiración en el territorio mediterráneo

La cocina busca inspiración en el territorio mediterráneo

Grandes cortinas para garantizar la privacidad

Grandes cortinas para garantizar la privacidad

La planta circular obliga a que casi todo el mobiliario esté diseñado a medida

La planta circular obliga a que casi todo el mobiliario esté diseñado a medida

Galería

El Pritzker portugués Álvaro Siza dice que sin condicionantes no hay arquitectura. En el proyecto Solo Houses, sin embargo, no hay casi ninguno, excepto la geografía del lugar. El promotor francés Christian Bourdais dio carta blanca a diez arquitectos –desde Sou Fujimoto hasta Didier Faustino– para que hagan la casa de sus sueños junto a la reserva natural de Los Puertos de Beceite, en la provincia de Tarragona. Y una vez que están construidas, se ponen a la venta.

Van a su ritmo. La primera vivienda la completó en 2013 el estudio chileno Pezo von Ellrichshausen, "una rotonda panorámica" cuyas habitaciones miran al exterior y a un patio interior presidido por una piscina. La profundidad de esta es igual que la altura que separa la casa del terreno. "El experimento Solo se encuentra entre el arte y la arquitectura", destaca Mauricio Pezo, una de las dos mitades de la firma. "Podría sonar pretencioso, pero, como intención, la iniciativa busca establecer con optimismo una cierta confianza en el poder de la arquitectura pura".

Ahora se puesto en pie la segunda, a cargo del estudio belga KGDVS, también un dúo, el compuesto por Kersten Geers y David van Severen. Coinciden asimismo con los anteriores en que han vuelto a proponer una casa circular en torno a un patio, aunque más metida en el terreno. "Dado que el paisaje es tan espectacular, creímos que la arquitectura debía ser invisible y, en cualquier caso, ensalzase las cualidades de ese paisaje", defienden de su proyecto.

De 40 metros de diámetro, su techo se apoya en cuatro series de ocho columnas, dividiendo así la planta en cuatro áreas de las que se puede disfrutar de forma independiente, corriendo grandes cortinas para asegurarse la privacidad oportuna. Estos ambientes independientes son la zona de estar, la de noche, la casa de invitados y la caseta de la piscina, la cual se encuentra en mitad del patio circular. "En este proyecto hemos querido investigar hasta dónde llega la idea de vivienda sin perder su identidad como tal", explican desde el estudio. "Lo cierto es que este terreno nos lo ha puesto muy fácil, dejando que exploremos los límites entre interior y exterior sin perturbaciones".

Loading...