Invitados de lujo

Fran Silvestre diseña un exquisito pabellón para huéspedes junto a una vivienda que también firma él

Fotos: Fernando Guerra | FG+SG

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Pabellón de invitados de Fran Silvestre

Galería

A uno de los últimos proyectos residenciales del estudio de Fran Silvestre le ha salido un hijo muy lucido. Se trata de un pabellón para invitados de poco más de 60 metros cuadrados que se ha concebido como "una arquitectura autónoma". Bañado en el refulgente blanco propio de la obra de este arquitecto valenciano, formado junto a Álvaro Siza en Oporto, se ha pretendido construirlo a "escala humana" para configurar un espacio de gran confort volcado al disfrute del amplio jardín.

El pabellón cuenta con un dormitorio, un cuarto de baño y un salón con una cocina anexa. Otro baño fuera da servicio a la piscina. Los acabados son exquisitos. El pavimento interior, así como la cocina y los baños. es de mármol blanco Thassos y el exterior, mármol blanco Ibiza abujardado, ambos suministrados por Levantina. El mobiliario de exterior corresponde a la colección Blau de Gandía Blasco, mientras que dentro descubrimos la lámpara comedor Ktribe T1 Glass, de Flos; la mesa auxiliar Elliot, de Minotti; y el paragüero modular Plec, de BD Barcelona.

Tratando que su impacto en el jardín sea mínimo y no se perciba su presencia desde la vivienda principal, se ha ubicado en los límites del terreno, perpendicular a la piscina. Así, muestra su lado más esbelto y opaco hacia lo que ya está construido. En la otra dirección la pieza es "pasante", en diálogo con el jardín y con una suerte de patio entre el pabellón y el muro.

Un olivo centenario, un liquidámbar y un granado, junto con la plataforma de la piscina, sirven de nexo entre las arquitecturas y el jardín. El segundo de hoja caduca tamiza la incidencia del sol dependiendo de las estaciones. Mediante el sistema de oscurecimiento se puede controlar el funcionamiento de la pieza, más discreto cuando se abre al patio, o completamente abierto para poder disfrutar desde el pabellón de la naturaleza domesticada de un jardín ya hecho.

Loading...