Hermanas muy bien avenidas

Rehabilitación y ampliación de una casa de campo en La Malbaie, Canadá, de Anik Péloquin architecte

David Quesada

1 / 8
38213-main 1105-6 38213 sc v2com. En lugar de modificar la construcción original, los propietarios decidieron añadirle un nuevo cuerpo

1 / 8

En lugar de modificar la construcción original, los propietarios decidieron añadirle un nuevo cuerpo

38208-main 1105-6 38208 sc v2com. El ligero desnivel de la parcela determinó la creación de un podio que hace las veces de terraza

2 / 8

El ligero desnivel de la parcela determinó la creación de un podio que hace las veces de terraza

38203-main 1105-6 38203 sc v2com. La madera es el elemento de conexión entre la vieja y la nueva casa. En el exterior es de alerce tamarack; en el interior, de pino blanqueado

3 / 8

La madera es el elemento de conexión entre la vieja y la nueva casa. En el exterior es de alerce tamarack; en el interior, de pino blanqueado

38207-main 1105-6 38207 sc v2com. Una amplia ventana esquinera proporciona abundante luz natural al salón

4 / 8

Una amplia ventana esquinera proporciona abundante luz natural al salón

38204-main 1105-6 38204 sc v2com. La chimenea de hierro fundido añade una nota vintage al espacio

5 / 8

La chimenea de hierro fundido añade una nota vintage al espacio

38218-main 1105-6 38218 sc v2com. El dormitorio principal ocupa el piso superior, asomado a la cocina

6 / 8

El dormitorio principal ocupa el piso superior, asomado a la cocina

38209-main 1105-6 38209 sc v2com. La pronunciada inclinación de la cubierta del nuevo volumen ha determinado la peculiar geometría del dormitorio principal

7 / 8

La pronunciada inclinación de la cubierta del nuevo volumen ha determinado la peculiar geometría del dormitorio principal

38215-main 1105-6 38215 sc v2com. La cerámica asoma en una de las paredes del baño frente a la hegemonía de la madera

8 / 8

La cerámica asoma en una de las paredes del baño frente a la hegemonía de la madera

Este es un lugar con su pequeña historia. Nació en los años treinta del siglo XX como una cabaña de caza, y luego se convirtió en la residencia de verano de las Hermanas de la Caridad. Sus actuales propietarios, habitantes de ciudad, vivieron aquí esporádicamente durante seis años para adaptarse al entorno natural y conocer sus necesidades. El proyecto definido por Anik Péloquin es una reflexión sobre la integración de lo nuevo en la Naturaleza. No está pensado para dominar el paisaje, sino para ser una parte del mismo gracias a unas proporciones equilibradas.

En lugar de renovar la casa, lo que hubiera resultado muy caro, los propietarios decidieron añadirle una construcción. La vivienda original sería la "hermana grande", la depositaria de la historia del lugar, dedicada a alojar a los invitados; mientras que el nuevo volumen sería la "hermana pequeña", en realidad la vivienda principal.

La nueva casa está revestida con madera de alerce tamarack. Dentro de sus dimensiones modestas acoge dos habitaciones, un baño, cocina y zona living. Para asegurar una fuerte integración del espacio, el volumen se definió antes de determinar la distribución interior.

La peculiar cubierta del nuevo volumen armoniza con la "hermana grande" y el paisaje. En el lado oeste y sur, la inclinación de la cubierta permite mantener los muros exteriores bajos, en consonancia con la escala de la vieja casa. Las proporciones también se alinean con el lago y la línea de árboles de la orilla lejana. Hacia el norte y el oeste, en cambio, el tejado asciende pronunciadamente, evocando los árboles vecinos y el campanario de una iglesia, como un guiño a la historia del lugar.

En el interior, los planos de la cubierta definen el volumen de la zona living y la habitación principal, la única que se ubica en el piso superior. El revestimiento de pino blanqueado ayuda a difundir suavemente la luz natural.

Loading...