Esta casa se escribe en griego

La letra ípsilon dibuja la configuración de esta vivienda de vacaciones en la península del Peloponeso (Grecia), por Lassa Architects

Fotos: Naaro

Villa Ypsilon

Villa Ypsilon

Villa Ypsilon

Villa Ypsilon

Villa Ypsilon

Villa Ypsilon

Villa Ypsilon

Villa Ypsilon

Villa Ypsilon

Villa Ypsilon

Villa Ypsilon

Villa Ypsilon

Villa Ypsilon

Villa Ypsilon

Villa Ypsilon

Villa Ypsilon

Villa Ypsilon

Villa Ypsilon

Villa Ypsilon

Villa Ypsilon

Villa Ypsilon

Villa Ypsilon

Villa Ypsilon

Villa Ypsilon

Galería

Metida en una loma rodeada de olivares del sur de la península del Peloponeso (Grecia) se esconde esta casa de vacaciones cubierta por un techo verde con forma de Ípsilon, la vigésima letra del alfabeto griego. Este proyecto de Lassa Architects, estudio con base en Londres y Bruselas, además de crear una relación de continuum con el terreno, enmarca las vistas más significativas desde el interior hacia a bahía de Schiza y Sapientza, y las montañas, al este. Los caminos bifurcados de la azotea definen tres patios que forman distintos hemisferios con una uso específico dependiendo del curso del sol.

La altura de la casa se limita con la punta de los olivos, para integrarla con el paisaje circundante. Los espacios interiores se organizan en dos partes principales: un área más privada que ocupan tres dormitorios y dos baños con vistas hacia las montañas y una zona común hacia el sur que contiene la cocina y el salón, un acceso continuo a los tres patios. La circulación a través, alrededor y encima de la casa, forma un paseo sin interrupción entre dentro y fuera. La forma de la cáscara de hormigón junto con el techo cultivado y la estrategia de ventilación cruzada ofrece una solución energética sostenible, sin necesidad de refrigeración mecánica.

La ubicación remota de la vivienda en combinación con un presupuesto limitado y una geometría poco convencional llevó a que se emplearan diversos módulos prefabricados, que permitió a su vez reducir el tiempo de la construcción a siete meses sin comprometer ninguno de los términos de calidad. "Decidimos comprar una máquina CNC que permitiera realizar prototipos de forma extensiva y la producción de elementos no estándar. Esto incluía el encofrado de la cáscara de hormigón, el encofrado perdido de la sala de estar, los marcos de las ventanas personalizadas, el mobiliario interior y los sistemas de división, así como los conformadores del paisaje y de la piscina", explica Theo Sarantoglou Lalis, quien firma junto a Dora Sweijd Lassa Architects. Los principales materiales seleccionados para su construcción fueron el hormigón, el terrazo y el mármol

Loading...