A favor del viento

Casa en Queensland (Australia), de Renato d'Ettorre Architects

José Sánchez

Equilibrio ambiental

Equilibrio ambiental

La madera es consustancial a la tradicional arquitectura tropical y esta casa, cuya arquitectura está pensada para combatir el calor tórrido desde el respeto al medio ambiente, la utiliza con códigos contemporáneos. El mobiliario empleado es íntegramente de la empresa española Gandía Blasco. Sofá, mesa y sillas son el modelo Flat, diseñado por Mario Ruiz para la marca valenciana.

Espacio sin barreras

Espacio sin barreras

La casa se abre por completo al exterior y el exuberante paisaje tropical de la remota isla australiana donde está enclavada. Los grandes vanos que contornean la vivienda facilitan las corrientes de aire y regulan la temperatura del interior sin necesidad de equipos de aire acondicionado.

Deliciosa brisa

Deliciosa brisa

El diseño despejado de todas las estancias, incluyendo el dormitorio y el baño, tiene como objetivo la circulación del aire. El color blanco incrementa la sensación de frescor. Gracias a su techo inclinado el calor se acumula en los niveles más elevados para luego disiparlo mediante ventiladores tradicionales. El sofá Flat, de Gandía Blasco, en versión en L en primer plano es un diseño de Mario Ruiz. También la mesa y las sillas son de la marca valenciana.

Paisaje de agua y palmeras

Paisaje de agua y palmeras

Los grandes vanos exteriores cuentan con puertas de vidrio correderas y cerramientos retráctiles de madera local para regular las corrientes de aire en función de la dirección del viento e impedir la entrada de los rayos del sol en las horas más inclementes del día.

Ecosistema particular

Ecosistema particular

El suelo es de cemento, blanco y frío, perfecto para sentir el placer de caminar con los pies descalzos. No hay tabiques de separación entre las diferentes zonas de la casa para que el aire circule libremente con todas las puertas abiertas de par en par. Solo una alfombra oscura y la chaise-longue del sofá determinan el territorio del salón.

Podio de descanso

Podio de descanso

El único muro de piedra de la vivienda está en el dormitorio y no se yergue hasta el techo, sino que cuenta con una franja abierta para favorecer la ventilación. Este espacio está ligeramente más elevado y se cierra con grandes puertas correderas de madera. El cabezal y el estante como mesilla de noche son del mismo tipo de madera.

Sin artificios

Sin artificios

El muro de mampostería de piedra se prolonga hasta el baño, concebido como un espacio funcional y práctico. Al igual que todas las demás estancias, es un entorno abierto a la naturaleza, estimulante y sano. El criterio monocromático y luminoso se mantiene rigurosamente. Toallas de Missoni y grifería de Zuchetti.

Maderas autóctonas

Maderas autóctonas

Las condiciones climáticas extremas de la isla, como el intenso calor, las lluvias torrenciales y un alto grado de humedad ambiental han determinado los materiales idóneos de edificación. El exterior es de madera tropical sobre la sólida base de un forjado de hormigón.

Blanco refrescante

Blanco refrescante

En la zona de la cocina, los armarios están revestidos con el mismo tipo de madera utilizado como elemento de construcción. El resto, incluyendo los muebles, sigue la pauta general del color blanco que unifica todos los interiores y ofrece una mayor sensación de frescor.

Galería

Situada en una remota isla tropical del estado de Queensland, al noroeste de Australia, esta casa ha sido diseñada por el estudio Renato D’Ettorre Architects teniendo en cuenta tres elementos claves: la luz, el aire y el agua. El control de estos tres factores con la máxima flexibilidad y facilidad han sido los factores decisivos del proyecto. Prácticamente toda la estructura se abre hacia el entorno natural, incluyendo el dormitorio y el baño, lo que permite una relación permanente con la naturaleza saludable y vigorizante.

El perímetro de la vivienda cuenta con amplios cerramientos retráctiles levantados con maderas autóctonas de bajo mantenimiento, además de puertas correderas de vidrio para protegerse de los rigores del calor, que alcanza temperaturas muy intensas, y también de las lluvias torrenciales y de la humedad. Las paredes sólidas de obra se han excluido casi por completo para que el aire circule permanentemente por el interior.

En función de la dirección del viento, las corrientes de aire se regulan de manera mecánica y simple gracias a las persianas de madera y las puertas de vidrio. El interior completamente blanco contribuye a lograr un ambiente más fresco. Lo mismo ocurre con el techo, que mantiene la forma inclinada del tejado para acumular el aire caliente en el nivel más elevado. Asimismo está equipado con ventiladores tradicionales para disipar el calor. Este sistema de ventilación combinada hace innecesario el uso de aire acondicionado a pesar de la ubicación tropical de la casa.

La edificación se ha realizado con materiales constructivos muy resistentes a las condiciones climáticas específicas de esta isla australiana. El forjado de hormigón y las maderas duras proporcionan una excelente protección frente a los elementos naturales. Por otra parte, la madera está en consonancia con la tradición de la arquitectura tropical al tiempo que mantiene gran armonía con un entorno natural.

El objetivo principal ha sido crear un interior cómodo y fácil de regular en función de las inclemencias exteriores. Así, las persianas cierran el paso a los rayos solares sin impedir la circulación del aire para moderar la temperatura. El suelo frío de hormigón blanco incrementa la sensación de confort al caminar con los pies descalzos.

Loading...