Escalera hacia el cielo

Casa Cuernavaca, vivienda de hormigón y materiales recuperados en torno a un patio del estudio Tapia McMahon en México DF

Fotos: Rafael Gamo

1 / 10

1 / 10

Casa Cuernavaca, de Tapia McMahon.

2 / 10

Casa Cuernavaca, de Tapia McMahon.

3 / 10

Casa Cuernavaca, de Tapia McMahon.

4 / 10

Casa Cuernavaca, de Tapia McMahon.

5 / 10

Casa Cuernavaca, de Tapia McMahon.

6 / 10

Casa Cuernavaca, de Tapia McMahon.

7 / 10

Casa Cuernavaca, de Tapia McMahon.

8 / 10

Casa Cuernavaca, de Tapia McMahon.

9 / 10

Casa Cuernavaca, de Tapia McMahon.

10 / 10

Casa Cuernavaca, de Tapia McMahon.

Una antigua zona industrial en México DF es donde se ubica la Casa Cuernavaca, un proyecto del estudio Tapia McMahon construida en torno a un atrio. Su estructura principal de hormigón incorpora materiales recuperados. Las grandes losas están diseñadas para absorber calor durante el día y el interior fresco, y luego liberar ese calor por la noche para mantener la casa a una temperatura constante. Las ventanas desde el suelo hasta el techo y las puertas correderas proporcionan al abrirlas ventilación natural a esta casa de planta estrecha y profunda.

Si bien el edificio cubre toda la parcela, presenta suficientes huecos para que la familia propietaria disfrute del aire libre en diversos espacios de la casa. A nivel del suelo se accede a la Casa Cuernavaca directamente desde la calle, con espacios de estacionamiento cubiertos para dos automóviles que recorren todo el edificio. La planta baja incluye una oficina y un cuarto para invitados, que se abre a una terraza de ladrillos recuperados.

La escalera, que descansa a mitad de cada piso, sube en espiral y se ilumina con luz cenital. En el primer piso se encuentra la sala de estar, un espacio de doble altura que se abre a la escalera y presenta estanterías de madera en la pared posterior. Al frente, dispone de una zona de descanso con vistas a la calle y en la parte posterior, se sitúan la cocina y el comedor, que se abren a una terraza a través de puertas correderas. En el siguiente piso, tres habitaciones están dispuestas alrededor de la escalera central, con grandes ventanales y jardineras superiores en el lado de la calle para proporcionar privacidad.

El techo se lo reparten otro dormitorio y una terraza protegida por un toldo apoyado en vigas de metal. Un tanque de agua sirve para regar árboles y plantas.

Loading...