Una sensata partición

Casa dividida en dos pabellones de madera de abedul a las afueras de Melbourne (Australia), por el estudio Moloney Architects

Fotos: Christine Francis

1 / 16

1 / 16

Two Halves House, por Moloney Architects.

2 / 16

Two Halves House, por Moloney Architects.

3 / 16

Two Halves House, por Moloney Architects.

4 / 16

Two Halves House, por Moloney Architects.

5 / 16

Two Halves House, por Moloney Architects.

6 / 16

Two Halves House, por Moloney Architects.

7 / 16

Two Halves House, por Moloney Architects.

8 / 16

Two Halves House, por Moloney Architects.

9 / 16

Two Halves House, por Moloney Architects.

10 / 16

Two Halves House, por Moloney Architects.

11 / 16

Two Halves House, por Moloney Architects.

12 / 16

Two Halves House, por Moloney Architects.

13 / 16

Two Halves House, por Moloney Architects.

14 / 16

Two Halves House, por Moloney Architects.

15 / 16

Two Halves House, por Moloney Architects.

16 / 16

Two Halves House, por Moloney Architects.

Two Halves House (casa en dos mitades) es un proyecto de Moloney Architects a las afueras de Melbourne (Australia) para una familia a la que le gusta recibir visitas y deseaba estar en estrecho contacto con el exterior, un paisaje de arbustos. En busca de tener la alternativa de poder estar todos juntos y a la vez mantener espacios de privacidad, la vivienda se divide en dos bloques bien diferenciados, uno de planta abierta y otro con las divisiones propias de los dormitorios. Es decir, los dos pabellones identifican las funciones de la casa.

En el centro de la primera se encuentra la cocina, con conexión a la "zona de conversación", donde no se pierde comba de lo que acontece en los fogones. Para aumentar la conexión entre la cocina, la sala de estar y el comedor, se construyó un banco bajo como asiento que corre alrededor de la sala. El pabellón contiguo se compone de una serie de espacios celulares que son de naturaleza mínima, pero íntimos y acogedores.

Al diseñar los interiores, Moloney Architects aplicó un acabado uniforme de madera contralaminada de abedul. Cálido y táctil, el uso del contrachapado refuerza la forma monolítica de los techos en ángulo del interior. "Es un gesto formal que expresa la naturaleza escultural de la arquitectura interior y acentúa el cálido corazón del espacio", explican desde el estudio.

Loading...