Eclecticismo sin complejos en Barcelona

Estudio Àbag combina sin complejos los materiales nobles con industriales y originales del apartamento en esta reforma en el barrio de Sant Antoni

1 / 13

1 / 13

Casa CB30, de estudio Àbag.

2 / 13

Casa CB30, de estudio Àbag.

3 / 13

Casa CB30, de estudio Àbag.

4 / 13

Casa CB30, de estudio Àbag.

5 / 13

Casa CB30, de estudio Àbag.

6 / 13

Casa CB30, de estudio Àbag.

7 / 13

Casa CB30, de estudio Àbag.

8 / 13

Casa CB30, de estudio Àbag.

9 / 13

Casa CB30, de estudio Àbag.

10 / 13

Casa CB30, de estudio Àbag.

11 / 13

Casa CB30, de estudio Àbag.

12 / 13

Casa CB30, de estudio Àbag.

13 / 13

Casa CB30, de estudio Àbag.

"Eclecticismo random", así llama a su último proyecto Abel Pérez Gabucio, de estudio Àbag, donde se mezclan texturas y contrastes para conseguir una atmósfera de caos controlado, donde nada es al azar para conseguir un aire decididamente boho. Localizado en una de las zonas más de moda de Barcelona, el barrio de Sant Antoni, esta reforma mezcla pavimento hidráulico mezclado con hormigón y roble o techos con bóveda catalana –que se han mantenido en el estado original, manchados de polvo– con restos de las históricas distribuciones del apartamento. “Se trataba de mantener cualquier elemento original que mereciera la pena y buscar la integración de las nuevas texturas sin un orden concreto”, explica Pérez Gabucio.

La terraza es la clásica de los pisos principales del Ensanche barcelonés. Una puerta de dos hojas de más de cien años de antigüedad da paso a dos dormitorios dobles con paredes de ladrillo en crudo, a excepción de la del cabecero, del mismo color que este: British green y azul marino. A un lado se encuentra un vestidor abierto en roble macizo y flanqueando la cama, mesillas en cromo brillo y apliques Borgia-Conti.

Los baños cuentan con un lavabo en forma de abrevadero de mármol de carrara, grifos craft made con las tuberías de cobre visto y espejo marco de latón con sabor 70. Para ambos baños se ha utilizado hormigón mezclado con mármol carrara en uno y hexágonos en blanco y negro en el otro, ambos con mampara en madera de iroko, todo diseño de Abel Pérez Gabucio fiel al estilo de caos domado que se pretende para este apartamento.

La cocina en madera de nogal se funde con la zona de estar para formar un único espacio coronado por una lámpara retráctil en latón y nogal comprada en Wallapop. En un salón de invierno capaz de abrirse totalmente a la terraza, encontramos un banco revestido en papel a base de fibras trenzadas de Philipp Jeffries y que se transforma en una consola. En el salón, como pavimento, Pérez Gabucio ha optado por hormigón fratasado que acaba en un banco que da paso a la terraza; como fondo del salón, una cuadricula en blanco que aloja el trastero de la casa, lugar donde se hallaba la antigua cocina. En el salón todo el mobiliario es de segunda mano. Para la terraza, Pérez Gabucio ha optado por diseños propios en hierro y tapizado gris.

Loading...