Diseño cubista forjado en cobre

Casa en Gante (Bélgica), de Graux & Baeyens

Fotos: Pere Peris

1 / 8
00426860 ok. La forma de la casa resulta familiar y extraña al mismo tiempo; evoca una vivienda rural, pero con espíritu "cubista"

1 / 8

La forma de la casa resulta familiar y extraña al mismo tiempo; evoca una vivienda rural, pero con espíritu "cubista"

00426859 ok. La chimenea es un diseño de los arquitectos. Mesa de centro Alanda, Paolo Piva para B&B Italia. Sofá de Minotti con cojines de la firma Kardelen. Lámpara Arco, de los Castiglioni para Flos

2 / 8

La chimenea es un diseño de los arquitectos. Mesa de centro Alanda, Paolo Piva para B&B Italia. Sofá de Minotti con cojines de la firma Kardelen. Lámpara Arco, de los Castiglioni para Flos

00426857 ok. En primer término, la chaise-longue LC4, de Le Corbusier, editada por Cassina. Al fondo, el comedor, amueblado con la mesa Tense, de M. y P. Cazzaniga, y las sillas Flow, de Jean-Marie Massaud, de MDF Italia, y la lámpara de suspensión Twice, de Coup de Foudre

3 / 8

En primer término, la chaise-longue LC4, de Le Corbusier, editada por Cassina. Al fondo, el comedor, amueblado con la mesa Tense, de M. y P. Cazzaniga, y las sillas Flow, de Jean-Marie Massaud, de MDF Italia, y la lámpara de suspensión Twice, de Coup de Foudre

00426862 ok. El mobiliario de cocina es un diseño de Wilfra & IDE. Electrodomésticos, del fabricante holandés Atag

4 / 8

El mobiliario de cocina es un diseño de Wilfra & IDE. Electrodomésticos, del fabricante holandés Atag

00426892 ok. Taburetes, de Ikea. El pavimento de la cocina es de losas de mármol de Carrara

5 / 8

Taburetes, de Ikea. El pavimento de la cocina es de losas de mármol de Carrara

00426864 ok. La fragmentación de las cubiertas inclinadas crea en el interior espacios de geometría singular. En el vestidor, una cajonera de madera, de De Grande

6 / 8

La fragmentación de las cubiertas inclinadas crea en el interior espacios de geometría singular. En el vestidor, una cajonera de madera, de De Grande

00426865 ok. La ropa de cama, la manta y los cojines son de la firma Kardelen. Sobre la mesilla de noche, diseño de los arquitectos, dos tazas, modelo Norm, de Menu

7 / 8

La ropa de cama, la manta y los cojines son de la firma Kardelen. Sobre la mesilla de noche, diseño de los arquitectos, dos tazas, modelo Norm, de Menu

00426866 ok. Los arquitectos también han optado por el mármol de Carrara para realizar la bañera y pavimentar el suelo del baño. Las griferías son de la firma Vola

8 / 8

Los arquitectos también han optado por el mármol de Carrara para realizar la bañera y pavimentar el suelo del baño. Las griferías son de la firma Vola

Desde aquellas minúsculas figuras de cobre fabricadas hace cinco mil años, descubiertas en perfecto estado en excavaciones, este material metálico proporcionado por la naturaleza ha aportado su amplio abanico de cualidades a la historia del arte, del diseño y de la arquitectura. Y ahora lo tenemos aquí, revistiendo partes de las fachadas de esta casa que se encuentra en las afueras de la ciudad de Gante (Bélgica).

El cobre y el cristal son los materiales que se reparten la superficie exterior de esta finca de recreo que atrapa la atención –por su forma, su color y sus reflejos– de cualquiera que visite el lugar, poseedor a la vez de cierto interés histórico. En la parcela quedan restos de la muralla que limitaba los dominios de un castillo destruido durante la segunda guerra mundial, y ese rastro de memoria protege ahora una casa proyectada por el estudio de arquitectura Graux & Baeyens, y que recibió en 2015 una mención especial, así como el reconocimiento del público, en los Premios Europeos del Cobre en la Arquitectura.

Se trata de un volumen de una sola planta, con cubierta a dos aguas, que se inspira en modelos arquitectónicos tradicionales (como el caserón rural o el granero), pero dividido con amplias fachadas de vidrio que crean, a través de transparencias y reflejos, una relación sensible con los altos árboles y la muralla histórica que la rodean. Situada al fondo de la parcela, la casa está concebida como un pabellón de recreo, sin parte delantera ni trasera, con dos fachadas idénticas y un ángulo de visión de 360 grados del entorno.

La construcción presenta una forma inspirada en el pasado rural, pero con una potencia de escultura, de objeto que se exhibe a sí mismo y que al mismo tiempo revela el mundo que contiene (los interiores blancos y luminosos) y el verde y el ocre (jardín, arboleda, terrazas de piedra, muro antiguo) que lo envuelve. Son múltiples los juegos visuales que surgen y se suceden entre el interior y el exterior, según rodeemos la casa por el jardín o la recorramos a través de las estancias.

A cierta hora de la tarde, ante una de las facetas de vidrio, podemos disfrutar del espectáculo (efímero, cambiante) de un interior blanco con escalera en espiral que se entremezcla con el reflejo de los árboles y las nubes. Es extraño y fascinante el efecto, sobre todo porque esas figuraciones dibujadas en la transparencia se alternan con las facetas de cobre. “El revestimiento de cobre aporta al proyecto una dimensión poética”, han señalado sus autores. Se refieren al modo en que este metal evolucionará con el paso del tiempo, adquiriendo una pátina que será el correlato de los ocres y verdes de los árboles que se reflejan en su fachada de cristal.

Loading...