Delicada como una pintura flamenca

Reforma de casa decimonónica en Bélgica, por el estudio Polyedre

Ana Basualdo / Fotos: Carlos Muntadas / Estilismo: Gaby Conde

1 / 12
00369750 O. La construcción formada por varios cuerpos de ladrillo visto y tejados rojos muy inclinados se levantó a finales del siglo XIX con fines de explotación agrícola

1 / 12

La construcción formada por varios cuerpos de ladrillo visto y tejados rojos muy inclinados se levantó a finales del siglo XIX con fines de explotación agrícola

00369765 O. La casa está resguardada por un gran parque, con zonas boscosas y áreas verdes soleadas, con un diseño de paisajismo clásico pero con aire campestre

2 / 12

La casa está resguardada por un gran parque, con zonas boscosas y áreas verdes soleadas, con un diseño de paisajismo clásico pero con aire campestre

00369766 O. Las entradas a la casa conservan el pavimento adoquinado original, por el que llegaban los antiguos carros. Ahora toma un gran protagonismo

3 / 12

Las entradas a la casa conservan el pavimento adoquinado original, por el que llegaban los antiguos carros. Ahora toma un gran protagonismo

00369760 O. El verde revierte en una luz muy característica en el interior, pero a la vez bellísima

4 / 12

El verde revierte en una luz muy característica en el interior, pero a la vez bellísima

00369770 O. Junto a la chimenea original, de estilo clásico, una cesta para leña hecha con fibra vegetal. Sobre la chimenea, un cuadro del artista Rennaat Ivens

5 / 12

Junto a la chimenea original, de estilo clásico, una cesta para leña hecha con fibra vegetal. Sobre la chimenea, un cuadro del artista Rennaat Ivens

00369775 O. Sabor añejo que se consigue con el sofá, tapizado de algodón, que es de Jules Wabbes. Las mesas son de mármol con la estructura de hierro y son de la firma Polyedre.

6 / 12

Sabor añejo que se consigue con el sofá, tapizado de algodón, que es de Jules Wabbes. Las mesas son de mármol con la estructura de hierro y son de la firma Polyedre.

00369779 O. Las lámparas de suspensión son el modelo Turbo Pendent, de Louis Weisdorf, diseadas en 1965, procedentes de Polyedre, de donde también viene la vieja mesa de madera, de estilo rústico

7 / 12

Las lámparas de suspensión son el modelo Turbo Pendent, de Louis Weisdorf, diseadas en 1965, procedentes de Polyedre, de donde también viene la vieja mesa de madera, de estilo rústico

00369782 O. La casa es una constelación vibrante de elementos de diferentes épocas, el fiel reflejo de una casa vivida, con raíces en la tierra y en el tiempo

8 / 12

La casa es una constelación vibrante de elementos de diferentes épocas, el fiel reflejo de una casa vivida, con raíces en la tierra y en el tiempo

00369787 O. Detalles de la cocina donde la tradición se hace patente en los objetos útiles y a la vez decorativos que llenan las estanterías

9 / 12

Detalles de la cocina donde la tradición se hace patente en los objetos útiles y a la vez decorativos que llenan las estanterías

00369796. El dormitorio principal se ha instalado en la buhardilla abovedada. Los muebles son antigüedades halladas por los propietarios o procedentes del catálogo de la firma de los propietarios, Polyedre

10 / 12

El dormitorio principal se ha instalado en la buhardilla abovedada. Los muebles son antigüedades halladas por los propietarios o procedentes del catálogo de la firma de los propietarios, Polyedre

00369798 O. Las antigüedades se combinan en el baño con muebles, como la bañera, más actuales. La butaca francesa del siglo XIX es del catálogo de Polyedre

11 / 12

Las antigüedades se combinan en el baño con muebles, como la bañera, más actuales. La butaca francesa del siglo XIX es del catálogo de Polyedre

00369759 O. La travesía del parque es una introducción al descubrimiento de la casa, donde confluyen todos los 'tiempos' y sus diferentes estilos

12 / 12

La travesía del parque es una introducción al descubrimiento de la casa, donde confluyen todos los 'tiempos' y sus diferentes estilos

Construida a finales del siglo XIX como finca de explotación agrícola, esta casa flamenca de ladrillo visto y tejados rojos muy inclinados está resguardada por un gran parque, con zonas boscosas y áreas verdes soleadas, y tramos dibujados con parterres, setos, una alberca y demás figuras del paisajismo clásico con aire campestre. La travesía del parque es una preparación para el descubrimiento de la casa, una confluencia de distintos tiempos a través de una diversidad de estilos, materiales, formas, efectos...

Este mundo edénico ha sido creado por el matrimonio Hermans (Henri-Charles y Natacha), quienes se reparten las tareas de buscar materiales de calidad, rastrear muebles antiguos, objetos curiosos, piezas de arte contemporáneo, tapizados y toda clase de complementos. Fundador del estudio de interiorismo Polyedre, Henri-Charles Hermans se ha especializado en mobiliario europeo de los siglos XVIII y XIX, y múltiples piezas de esas épocas encuentran su lugar en las estancias de esta casa hospitalaria y alegre. Los paramentos blancos, los suelos de madera clara o piedra gris sirven de fondo suave a objetos de pesado hierro o bronce o roble. La casa es esa membrana que acoge y distribuye allí una consola Luis XVI, un banco de convento español, unos cuencos de cerámica toscanos, una mesa de campo, unos cuadros de arte abstracto de mediados del siglo XX… Diversidad que los tonos suaves y terrosos, las superficies límpidas, las texturas naturales y la luz verdosa, vegetal, que entra por los ventanales une lo disímil en un juego de seductoras afinidades.

La sala, el comedor, la cocina, los pasillos son momentos de un itinerario, de un viaje entre objetos que merecen la mirada atenta que dedicamos a una exposición de arte o a las vidrieras de un museo de arqueología. A lo largo de esos pasillos con suelos brillantes que dibujan ejes de circulación recordé una secuencia maravillosa del film La familia, de Louis Malle. La cámara enfoca un pasillo ancho y largo, ritmado por una sucesión de puertas abiertas y marcos de madera tallada. Los marcos son como arcos en el camino de la cámara, y las puertas abiertas acentúan para la mirada el movimiento de avance, de deslizamiento a través de luminosidades distintas (las estancias que vamos atravesando), hacia una ventana con cuarterones y un presentimiento del paisaje exterior. Pues en aquella película que protagonizaron Vittorio Gassman y Stefania Sandrelli el pasillo era una imagen del tiempo, de los años vividos por una familia en aquella casa. En esta no se trata de las edades de una familia, sino de una constelación de objetos de distintas épocas. Una casa con raíces en la tierra.

Loading...