El cuento ha cambiado

Cabaña contemporánea en Utrecht (Holanda), por estudio Zecc y Roel van Norel

Fotos: Stijn Poelstra

1 / 18
SP2015-Zecc-Tuinhuis-1-HiRes. La cabaña se construyó sobre los cimientos de una caseta de jardín de un bosque de Utrech y respetando su forma y algunos elementos originales

1 / 18

La cabaña se construyó sobre los cimientos de una caseta de jardín de un bosque de Utrech y respetando su forma y algunos elementos originales

SP2015-Zecc-Tuinhuis-3-HiRes. Las persianas de una de las paredes laterales, la que recibe la luz del sol, se pueden cerrar completamente, recordando al cascarón que era originalmente la caseta

2 / 18

Las persianas de una de las paredes laterales, la que recibe la luz del sol, se pueden cerrar completamente, recordando al cascarón que era originalmente la caseta

SP2015-Zecc-Tuinhuis-4-HiRes. Cuando las persianas se dejan completamente abiertas, la pared se convierte en otro escaparate, que se suma al de la fachada principal

3 / 18

Cuando las persianas se dejan completamente abiertas, la pared se convierte en otro escaparate, que se suma al de la fachada principal

SP2015-Zecc-Tuinhuis-7-HiRes. Las persianas se abren o se cierran dependiendo del momento del día y de la voluntad de contacto con el entorno natural

4 / 18

Las persianas se abren o se cierran dependiendo del momento del día y de la voluntad de contacto con el entorno natural

SP2015-Zecc-Tuinhuis-9-HiRes. El interior de la cabaña, que ha diseñado Roe van Norel, mide tan solo 30 metros cuadrados

5 / 18

El interior de la cabaña, que ha diseñado Roe van Norel, mide tan solo 30 metros cuadrados

SP2015-Zecc-Tuinhuis-6-HiRes. La madera utilizada para el revestimiento y para las persianas es de cedro rojo y proviene de los bosques cercanos

6 / 18

La madera utilizada para el revestimiento y para las persianas es de cedro rojo y proviene de los bosques cercanos

SP2015-Zecc-Tuinhuis-11-HiRes. La antigua caseta de jardín tenía un tejado a dos aguas de piedra, y era algo que se quiso repetir en la nueva construcción

7 / 18

La antigua caseta de jardín tenía un tejado a dos aguas de piedra, y era algo que se quiso repetir en la nueva construcción

SP2015-Zecc-Tuinhuis-13-HiRes. La chimenea era otro de los detalles imprescindibles que la nueva casa tenía que mantener

8 / 18

La chimenea era otro de los detalles imprescindibles que la nueva casa tenía que mantener

SP2015-Zecc-Tuinhuis-8-HiRes. Dentro de la cabaña, cuando las persianas se cierran, el cuidado interior cobra fuerza y la sensación es de aislamiento y de paz total

9 / 18

Dentro de la cabaña, cuando las persianas se cierran, el cuidado interior cobra fuerza y la sensación es de aislamiento y de paz total

SP2015-Zecc-Tuinhuis-15-HiRes. En la fachada posterior de la cabaña se ha dejado también una apertura de cristal que permite el paso de la luz

10 / 18

En la fachada posterior de la cabaña se ha dejado también una apertura de cristal que permite el paso de la luz

SP2015-Zecc-Tuinhuis-14-HiRes. A la caseta se accede desde un pequeño camino privado en las inmediaciones de la ciudad holandesa de Utrecht

11 / 18

A la caseta se accede desde un pequeño camino privado en las inmediaciones de la ciudad holandesa de Utrecht

SP2015-Zecc-Tuinhuis-16-HiRes. En uno de los laterales de la casa, el que queda cerrado, se ha instalado un pequeño almacén de leña, que también se encontraba en la antigua caseta de jardín

12 / 18

En uno de los laterales de la casa, el que queda cerrado, se ha instalado un pequeño almacén de leña, que también se encontraba en la antigua caseta de jardín

SP2015-Zecc-Tuinhuis-12-HiRes. La cabaña goza de un lugar privilegiado rodeada de un bosque de hayas que convive con los abetos

13 / 18

La cabaña goza de un lugar privilegiado rodeada de un bosque de hayas que convive con los abetos

SP2015-Zecc-Tuinhuis-19-HiRes. De noche, las persianas laterales se cierran por completo de forma manual y desde las ranuras que quedan entre ellas puede observarse el interior iluminado

14 / 18

De noche, las persianas laterales se cierran por completo de forma manual y desde las ranuras que quedan entre ellas puede observarse el interior iluminado

SP2015-Zecc-Tuinhuis-20-HiRes. Cuando cae la luz, con la iluminación interior, es perfectamente observable desde fuera la disposición longitudinal del pequeño espacio en dos zonas principales, la de día y la de noche

15 / 18

Cuando cae la luz, con la iluminación interior, es perfectamente observable desde fuera la disposición longitudinal del pequeño espacio en dos zonas principales, la de día y la de noche

SP2015-Zecc-Tuinhuis-21-HiRes. El revestimento de madera de cedro rodea la puerta de cristal de la fachada principal y se fija al tejado evitando que haya juntas de otro material que no sea madera

16 / 18

El revestimento de madera de cedro rodea la puerta de cristal de la fachada principal y se fija al tejado evitando que haya juntas de otro material que no sea madera

SP2015-Zecc-Tuinhuis-10-HiRes. Una organización del espacio cartesiana, perfecta y que aprovecha cada centímetro cuadrado de este espacio es lo que consigue hacer el lugar habitable y disfrutable

17 / 18

Una organización del espacio cartesiana, perfecta y que aprovecha cada centímetro cuadrado de este espacio es lo que consigue hacer el lugar habitable y disfrutable

SP2015-Zecc-Tuinhuis-18-HiRes. De noche la casa queda perfectamente aislada del exterior, preparada para los meses más fríos

18 / 18

De noche la casa queda perfectamente aislada del exterior, preparada para los meses más fríos

Hay un bosque en Utrecht con una cabaña en la que ha desaparecido el misterio. No la rodea la oscuridad ni la merodean personajes que se esconden entre paredes sin ventanas esperando niños despistados. Al contrario: en ella todo es luz, claridad, aire, visión, vida, belleza. El cuento ha cambiado y se ha ido al otro extremo, porque la cabaña es un verdadero escaparate. El proyecto lo firma el estudio de arquitectura Zecc con los interioristas Roel van Norel, consistiendo en una inteligente construcción dominada por el cristal donde se ve, se toca y se vive el interior desde el exterior.

La cabaña, de 30 metros cuadrados, se construyó sobre una antigua caseta de jardín, donde se guardaban los utensilios de trabajo de una finca. Ese fue el origen y aquella sencillez primera inspiró la construcción actual. La nueva casa, por fuera, tenía que tener lo mismo: un tejado a dos aguas de piedra, con chimenea y un revestimiento de madera roja de cedro. Pero a diferencia de lo que ocurría con la vieja caseta, la nueva construcción debía conseguir aliarse con el exterior de tal manera que no fuera percibido el contraste entre dentro y fuera: el espacio tenía que disfrutar de la naturaleza y del ambiente único al máximo.

El proyecto cumplió su cometido gracias a la confección de una fachada de cristal y juntas de acero única y atrevida que actúa como si fuera un escaparate al bosque. También con la utilización de elementos muy pensados y hechos a medida, como unas persianas de madera colocadas en otra pared lateral de cristal y que se abren totalmente dejando entrar luz a raudales o se cierran convirtiendo la casa en un auténtico cascarón.

En el interior, toda la casa es una labor exquisita de ebanistería y de artesanía, ya que el espacio reducidísimo ha obligado a razonar cada rincón y cada centímetro cuadrado hasta el punto que, por ejemplo, incluso el zócalo de la cocina está concebido como un cajón. Se ha diseñado de forma asimétrica, concentrando en la pared lateral cerrada la cocina y todos los armarios y espacios de almacenamiento. La zona frontal, que queda junto a la fachada principal de cristal, está destinada a la vida de día –cocina, salón y comedor–, mientras que la trasera es para el descanso. Los ambientes se separan mediante paneles y encima del dormitorio hay un pequeño altillo. Impresionante cómo puede caber una vida de cuento en 30 metros cuadrados.

Loading...