Así es vivir en una casa de Tadao Ando

Se presenta el piso piloto de su proyecto Residence 3E en Nueva York

Txema Ybarra

1 / 15
Tadao Ando12. Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

1 / 15

Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

Tadao Ando13. Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

2 / 15

Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

3 / 15

Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

Tadao Ando14. Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

4 / 15

Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

Tadao Ando10. Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

5 / 15

Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

Tadao Ando8. Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

6 / 15

Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

Tadao Ando9. Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

7 / 15

Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

Tadao Ando4. Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

8 / 15

Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

Tadao Ando5. Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

9 / 15

Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

Tadao Ando3. Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

10 / 15

Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

Tadao Ando2. Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

11 / 15

Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

Tadao Ando1. Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

12 / 15

Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

Tadao Ando11. Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

13 / 15

Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

Tadao Ando7. Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

14 / 15

Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

Tadao Ando6. Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

15 / 15

Proyecto Residence 3E de Tadao Ando

El primer proyecto residencial de Tadao Ando fuera de Asia, la torre de apartamentos Residence 3E de Nueva York –152 Elizabeth Street–, ya tiene un piso piloto que visitar dentro de ese mismo bloque. En el barrio de Nolita, el arquitecto japonés está construyendo un edificio cuyas viviendas dispondrán de entre 175 y 450 metros cuadrados, mientras que el vestíbulo exhibirá una instalación de niebla y luz que mutará con el cambio de estaciones.

Dentro del estilo sobrio y luminoso del Pritzker japonés, los siete apartamentos, de entre dos y cinco dormitorios, presentan paredes blancas de 2,7 metros de alto iluminadas por ventanas de 1,8 metros. Tablones de roble danés cubren el piso, de madera están hechas muchas puertas y estas se extienden desde el suelo hasta el techo. Una paleta de colores suaves y naturales –de tonos piedra fundamentalmente– se extiende por la casa.

En este proyecto Ando vuelve a dar muestras de su dominio en el uso del hormigón y, libre de trabajar a su aire, ha declarado que lo que ha concebido para el edificio "solo un japonés podría hacerlo". Su reconocible firma él la llama de "sutil sensibilidad". Considera su obra "una silenciosa muestra de arquitectura" en cuya combinación de materiales ha vuelto a contar con una sencilla combinación de hierro, vidrio y hormigón.

Pero son los elementos naturales, la luz y el agua, los que de verdad vertebran el edificio y lo convierten, en palabras del propio Ando, en "una entidad viviente". Lo que quiere es que de forma instintiva conduzca a sus huéspedes a un estado de "contemplación y relajación", como si fuera la transmutación urbana de un jardín zen. "Tú lugar de residencia debería ser tu particular santuario", explica el arquitecto.

El frenético ritmo de Nueva York no le asusta. Incluso le atrae: "Es una ciudad fascinante por toda la gente que se pone en común y expresa nuevas ideas". Confiesa también que como más disfruta es encerrándose en el MoMA y el Guggenheim, siempre persiguiendo ese estado de inteligente o cultivada serenidad que tan bien refleja su obra.

Loading...