El apartamento inteligente

Piso de reducidas dimensiones con un ocurrente sistema de distribución en Hong Kong, del estudio Jaak

Natalio Martín

1 / 9
kevin-apartment-jaak-hong-kong-china dezeen 2364-hero. La estructura de madera de roble blanca, vista desde el salón

1 / 9

La estructura de madera de roble blanca, vista desde el salón

kevin-apartment-jaak-hong-kong-china dezeen 2364 col 3. Pasillo lateral con asientos en las ventanas

2 / 9

Pasillo lateral con asientos en las ventanas

kevin-apartment-jaak-hong-kong-china dezeen 2364 col 9-1. Vano en el distribuidor de madera que funciona como escritorio

3 / 9

Vano en el distribuidor de madera que funciona como escritorio

kevin-apartment-jaak-hong-kong-china dezeen 2364 col 10-1. Salón visto a través del vano en el mueble

4 / 9

Salón visto a través del vano en el mueble

kevin-apartment-jaak-hong-kong-china dezeen 2364 col 5-1. El espacio de almacenamiento llega hasta el techo

5 / 9

El espacio de almacenamiento llega hasta el techo

kevin-apartment-jaak-hong-kong-china dezeen 2364 col 4-1. Ilustraciones sobre el "universo" decoran el salón-comedor

6 / 9

Ilustraciones sobre el "universo" decoran el salón-comedor

kevin-apartment-jaak-hong-kong-china dezeen 2364 col 13-1. Cocina con revestimiento de mármol

7 / 9

Cocina con revestimiento de mármol

kevin-apartment-jaak-hong-kong-china dezeen 2364 col 14-1. Detalle del baño

8 / 9

Detalle del baño

baño. La puerta del baño está integrada en la estructura del mueble

9 / 9

La puerta del baño está integrada en la estructura del mueble

El estudio de interiorismo Jaak ha empleado magistralmente una estructura de roble blanco, hecha a medida, para convertir una apartamento de dos dormitorios en un hogar multifuncional. Con las casas tradicionales japonesas en mente, los diseñadores atendieron a las necesidades de sus jóvenes propietarios para crear en Hong Kong una luminosa y flexible vivienda en un estudio de 33 metros cuadrados.

Los clientes no tenían la necesidad de disponer del segundo dormitorio, así que decidieron incorporar ese espacio a la distribución. La remodelación comenzó echando abajo todas las particiones existentes, típicas en los apartamentos chinos, para crear un nuevo plano mucho mas funcional. La nueva distribución se hizo en base a sus dos generosas ventanas, creando un pasillo frente a ellas para favorecer la dispersión de la luz natural. El gran armario de madera, diseñado al milímetro, se introdujo como elemento divisorio, siendo el baño el único espacio plenamente separado y escondido tras una puerta secreta.

La habitación es visible desde el salón a través de un vano en el armario, que hace las veces de escritorio. Además cuenta con una persiana para proporcionar privacidad en caso necesario. Los colores están cuidadosamente seleccionados para crear ligereza visual. La combinación de los tonos grisáceos del hormigón y las baldosas, de la madera de roble blanco y el mármol, dan como resultado un ambiente neutro que acentúa la abundancia de luz natural.

El orden está perfectamente garantizado gracias al particular elemento de división, que permite almacenar todo lo necesario. Además se ha generado almacenamiento extra, como la balda con cajones sobre el dintel del baño o el canapé abatible incorporado a la cama. En la cocina los electrodomésticos están ocultos para prolongar la sensación visual de amplitud. Como guinda al pastel, los grafistas del estudio le dieron el toque de personalidad reproduciendo cuatro láminas decorativas inspiradas en películas sobre el universo, incluyendo la de Apolo 13.

Loading...