Viviendo como nómadas

El libro 'Nomadic Homes' (Taschen) ofrece respuestas desde la arquitectura al deseo de vivir en movimiento

Silvia Sanz

1 / 6
va-nomadic homes-image 03 04671.

1 / 6

'Nomadic Homes' (Taschen).

va-nomadic homes-image 02 04671.

2 / 6

'Nomadic Homes' (Taschen).

va-nomadic homes-image 05 04671.

3 / 6

'Nomadic Homes' (Taschen).

va-nomadic homes-image 04 04671.

4 / 6

'Nomadic Homes' (Taschen).

va-nomadic homes-image 06 04671.

5 / 6

'Nomadic Homes' (Taschen).

va-nomadic homes-cover 04671.

6 / 6

'Nomadic Homes' (Taschen).

Hay casas nómadas de todas formas y tamaños. Las hay para ricos y para pobres, para los más modernos y para los más desfavorecidos. Poder cambiar el lugar de residencia es una idea tan antigua como la humanidad. Antes era por razones estacionales o por tener qué comer. Más recientemente, se impone para disfrutar mejor del tiempo libre.

El libro ilustrado Nomadic Homes, editado por Taschen, muestra algunos de los ejemplos más representativos de hogares itinerantes: desde caravanas Airstream totalmente renovadas hasta las espectaculares casas móviles del hotel boutique Epic Retreat, en Gales. El libro se mueve constantemente para descubrirnos las mejores autocaravanas y tiendas de campaña, e incluso extravagantes viviendas en el mar, como el proyecto Urban Rigger, de BIG, y el Manta Underwater Room, en Zanzíbar. En lacerante contraste, conoceremos las edificaciones para refugiados creadas para quienes se han visto obligados a huir, como las diseñadas por el arquitecto Shigeru Ban, ganador del premio Pritzker.

Descubriremos que el espíritu nómada de nuestros ancestros cazadores aún está muy vivo en el mundo contemporáneo. Allí donde la arquitectura ha buscado la estabilidad y por lo tanto la inmovilidad, la vida moderna nos ha brindado un sentido del infinito y una buena dosis de humildad con respecto a la posteridad y la longevidad. No hay idea más actual que la búsqueda del movimiento continuo. Crecer, tal vez, pero siempre en movimiento. “Un buen viajero no tiene planes fijos ni la intención de llegar”, dijo el filósofo chino Lao Tzu. Como bien demuestra este libro, lo que cuenta es el camino.

Loading...