Una piscina con esencia de templo griego

Huyendo del carácter neo-rústico, la pérgola y la piscina diseñada por Camarim Arquitectos se erigen como monumentos robustos y perennes

Sofía Soláns / Fotos: Nelson Garrido

1 / 9
02. Piscina y pérgola por Camarim Arquitectos.

1 / 9

Piscina y pérgola por Camarim Arquitectos.

01. Piscina y pérgola por Camarim Arquitectos.

2 / 9

Piscina y pérgola por Camarim Arquitectos.

07. Piscina y pérgola por Camarim Arquitectos.

3 / 9

Piscina y pérgola por Camarim Arquitectos.

03. Piscina y pérgola por Camarim Arquitectos.

4 / 9

Piscina y pérgola por Camarim Arquitectos.

09. Piscina y pérgola por Camarim Arquitectos.

5 / 9

Piscina y pérgola por Camarim Arquitectos.

04. Piscina y pérgola por Camarim Arquitectos.

6 / 9

Piscina y pérgola por Camarim Arquitectos.

05. Piscina y pérgola por Camarim Arquitectos.

7 / 9

Piscina y pérgola por Camarim Arquitectos.

06. Piscina y pérgola por Camarim Arquitectos.

8 / 9

Piscina y pérgola por Camarim Arquitectos.

08. Piscina y pérgola por Camarim Arquitectos.

9 / 9

Piscina y pérgola por Camarim Arquitectos.

El equipo de Camarim Arquitectos recibió el encargo de renovar una vivienda y agregar una piscina al jardín, en Delgada, a 75 kilómetros al norte de Lisboa, Portugal. Los propietarios querían que la pérgola de la piscina fuera un espacio particular en el que pasar largas horas durante la primavera y el verano. Este lugar no debía entenderse como una extensión de la residencia, sino tener una identidad propia y erigirse como un monumento rodeado de la apacible naturaleza de la parcela. El estudio diseñó ambos encargos como si fueran proyectos por separado.

La casa, rodeada de un jardín, combina materiales y elementos decorativos de diferentes orígenes en busca de una cierta identidad y solidez. Para la pérgola se ideó una estructura paralela y cercana a la vivienda, alineada con su porche, pero lejos de dialogar con la residencia o con las formas orgánicas del paisaje de viñedos, se presenta como una columnata de hormigón que pone orden y proporción a la escena.

A continuación de la estructura aparece la piscina, que se precipita sobre las colinas con vides, manzanos y pinos al sur, buscando el sol y dejando atrás el ambiente neo-rústico.

La pérgola y la piscina forman un conjunto masivo, simétrico y repetitivo que aporta dignidad, como los antiguos templos griegos. Los toscos pilares de hormigón y sus ángulos, siempre perpendiculares, contribuyen a transmitir un sentimiento de permanencia en el tiempo. Todo está ordenado, incluso el agua de la piscina parece flotar según una pauta nítida y lineal.

El conjunto es capaz de crear una atmósfera particular, robusta, pero sensible y permeable al ambiente doméstico. Su dureza se aligera a medida que las vigas dejan pasar los rayos de luz durante el día, aportando toques brillantes a la tosca piel e iluminando el mármol rosa de la piscina.

Cuando la familia se acerca a disfrutar de los baños y el sol, restan austeridad y seriedad a la construcción, proporcionando una percepción viva dentro del carácter permanente de la obra.

Loading...