Selgascano inunda Brujas de color tropical

El estudio español construye un llamativo pabellón flotante sobre un canal de la ciudad medieval

Sofía Soláns / Fotos: Iwan Baan

El pabellón flota sobre un canal medieval.

Desde este mes y hasta mediados de septiembre la ciudad belga de Brujas estará repleta de instalaciones y obras con motivo de su Trienal de Arte, que celebra su segunda edición. Bajo el lema la "ciudad líquida" se pretende reflexionar sobre el futuro de la urbe y el papel de sus habitantes en sus transformaciones.

Interior del pabellón.

La iniciativa invita a todos aquellos que paseen por el patrimonio de Brujas durante el verano a vivirlo desde la perspectiva del contraste entre el pasado y el futuro. Las obras de arte se intercalan entre calles y monumentos e incitan a turistas y habitantes a experimentar dentro del paisaje homogéneo y las rutinas del lugar.

Como parte del programa, el estudio Selgascano ha proyectado un pabellón flotante, que trasforma el tranquilo canal de Coupure en una inesperada playa tropical. La estructura de madera amarilla que flota sobre el agua se agujerea en su parte central para crear una piscina. El proyecto ofrece a la ciudad una plataforma para bañistas, que pueden descansar y calentarse antes del chapuzón dentro del pabellón.

El proyecto ofrece una plataforma para bañistas y un lugar de descanso.

La instalación es un túnel de plástico con paredes semitranlúcidas que varían de color según la incidencia de los rayos de sol. Desde el interior los rosas y naranjas ofrecen vistas coloreadas de de las fachadas de ladrillo y tropicalizan el habitual cielo gris belga. Como es habitual en el trabajo de Selgascano, la experimentación con nuevos materiales fue uno de los principales retos del proyecto, la piel del pabellón es un tejido plástico que se utiliza en la industria textil tensada con un esqueleto de acero.

El proyecto encarna con maestría el principal objetivo de la Trienal: hacer participes y no solo observadores a los visitantes y plantear una nueva forma de vivir y experimentar la ciudad para sus residentes.

El proyecto ofrece una nueva mirada de la ciudad medieval.

Las paredes tiñen el paisaje en rosas y naranjas.

Loading...